ARQUITECTURA URBANA: LAS CIUDADES
 
Las ciudades conformaron la estructura civil y social de la civilización romana: se centralizaba el comercio, se relacionaban los distintos pueblos conquistados, y, en general se controlaba a la población.
Modelo de planta de una ciudad tipo romana
Modelo de planta de una ciudad romana

 
El diseño urbano de las ciudades romanas sigue unas pautas necesarias para el correcto funcionamiento de los servicios públicos y militares.
 
Básicamente, la ciudad romana está compuesta por una serie de módulos iguales, distribuidos ordenadamente -paralelos y equidistantes- y separados por calles. Entre todos forman un conjunto de diseño rectangular que está rodeado por una muralla perimetral con torres de vigilancia. Todas las calles son iguales, excepto dos: la que va del norte a al sur -kardo maximus- y la que va del este al oeste -decumanus-, que son más anchas y que terminan en las únicas cuatro puertas que tiene la muralla.
 
En el cruce de estas dos calles se ubican el foro de la ciudad y el mercado.
 
Con estos módulos se diseñan los edificios públicos, el anfiteatro -dos módulos de largo y uno y medio de ancho-, el teatro -un módulo-, el mercado -un módulo-, el conjunto del foro -dos módulos-, etc.
 
Estas normas urbanísticas se desarrollan durante casi 10 siglos, creando las distintas ciudades.
 
Dentro de las ciudades, los tipos de vivienda se dividían en: casa, domus, la insula y la villa. También existieron las casae o viviendas de esclavos y clases bajas, que por sus precarios sistemas de construcción, hoy han desaparecido. Además aparecieron grandes edificios comunitarios como las basílicas, las termas y los importantes conjuntos socio culturales y religiosos llamados foros.
En la Hispania romana existieron un número apreciable de ciudades, de las que, en la actualidad podemos destacar las excavaciones de:
  • Astúrica Augusta (Astorga) FICHA BÁSICA
  • Corduba (Córdoba)FICHA BÁSICA
  • Colonia Clunia Sulpicia FICHA BÁSICA
  • Barcino (Barcelona)FICHA BÁSICA
  • Emerita Augusta (Mérida) FICHA BÁSICA
  • Segóbriga (Saelices)FICHA BÁSICA
  • Carthago Nova (Cartagena)FICHA BÁSICA
  • Itálica (Santiponce)FICHA BÁSICA
  • Tárraco (Tarragona)FICHA BÁSICA
    • Dibujo de distintas formas constructivas de una muralla
      Dibujo de distintas formas
      constructivas de una muralla
    • Las Murallas. La defensa de las ciudades ha sido uno de los principales asuntos con que las distintas culturas se enfrentaban para asegurar el porvenir, no solo de sus habitantes y pertenencias, sino también de su cultura y forma de vida. Los romanos fueron los que perfeccionaron los distintos métodos de defensa mediante murallas. En España tenemos múltiples ejemplos, casi todos de los primeros años de dominación -S.I y S.II a.C.- y muchos de ellos restaurados o remodelados, que atestiguan la importancia que estas edificaciones tenían en el mundo romano. Con la "Pax Augusta", como es lógico, se redujeron las edificaciones de murallas, volviendo a reactivarse en el S.III por la presión de los pueblos bárbaros.
       
      Por lo general, consistían en dos paramentos paralelos de sillería -opus quadratum- de tamaño variable, y entre ellos un relleno de mortero, piedras e incluso de hormigón romano. Estas paredes exteriores, a veces tenían los sillares almohadillados, y estaban separadas por 4 m. como mínimo, llegando a los 10 m. es ocasiones excepcionales.
       
      En España tenemos gran cantidad de restos, nosotros destamos los siguientes:
      • Muralla romana de Lucu Augusti, (Lugo) FICHA BÁSICA
      • Muralla romana de Tarracó, (Tarragona) FICHA BÁSICA
      • Muralla romana de Asturica Augusta (Astorga, León).Barcino Página de Asturica Augusta
      • Muralla romana de Termancia Página de Termancia
      • Muralla romana de Segobriga (Saelices, Cuenca) Página de Segobriga.
      • Muralla romana de Barcino (Barcelona) Página de Barcino.
      • Muralla romana de Corduba (Córdoba) Página de Corduba.
        Muralla de Zaragoza
        Muralla de Zaragoza
        (Banco de Imágenes del Centro Nacional
        de Información y Comunicación Educativa)
      • Muralla romana de Caesar Augusta, (Zaragoza). Como ciudad romana de nueva planta, estaba protegida por una gran muralla con un perímetro rectangular con unas medidas que se aproximaban a los 1.000 m. de largo por 500 m. de ancho. Fue construida en el S.I a.C. y reforzada en el S.III ante el acoso bárbaro. La fábrica original de los muros exteriores era de sillares colocados a hueso en hiladas similares con un núcleo interior de opus caementicium. Su altura alcanzaría los 10 m. con un ancho de hasta 7 m. La torres defensivas y de vigilancia habituales en las murallas romanas se situaban cada 15 m. y eran de planta semicircular, siendo su número cercano a las 120.
      • Muralla romana de Ampurias (Gerona). La ciudad romana creada al lado de la "neápolis griega" se dotó de unas murallas que albergaban una ciudad rectangular de más de 22 hectáreas.
      • Muralla romana de Carmo (Carmona, Sevilla). Ciudad romana estratégicamente ubicada en una meseta y sobre un antiguo asentamiento cartaginés. De hecho, la muralla está compuesta por un conjunto de fábricas correspondientes a varias civilizaciones -fenicios, cartagineses, romanos, árabes...-, que en su momento la convirtieron en la ciudad más segura del sur peninsular. El conjunto, que se levanta sobre cimientos del S.VII a.C., comprende unas construcciones defensivas construidas por los romanos en el S.III a.C. Hoy podemos combrobar su origen romano en los sillares almohadillados de algunas zonas. El elemento fundamental es la llamada Puerta de Sevilla.
        Murralla de Coria
        Muralla de Coria
        (Banco de Imágenes del Centro Nacional
        de Información y Comunicación Educativa)
      • Muralla romana de Caurium (Coria, Cáceres). Construida en en los S.III y S.IV, ha servido como fortaleza en muchos conflictos bélicos, llegándonos hasta nuestros días en buenas condiciones. De fábrica de sillares colocados a hueso. Actualmente se conservan varias puertas -la de San Pedro y la de Nuestra Señora de la Guía- de acceso con sus torreones, pero casi todas han sido modificadas profundamente.
      • Muralla romana de Gerunda (Gerona). Curiosamente es de planta triangular, ha sido reedificada y reforzada en gran parte, dejando, en casos, la fábrica romana en su interior. Podemos observar grandes sillares ciclópeos utilizados como base en la original construcción. En otras zonas, como en la puerta de San Cristobal, se mantienen perfectos sillares colocados a hueso.
      • Muralla romana de León. Fue concebida como una muralla de madera para albergar y defender el campamento militar de la "LegioVII Gemina Pia Felix". Más tarde, cuando la población civil se estableció, la murralla se edificó con piedra. Actualmente no se conoce con certeza cual de los restos son originalmente romanos, y es posible que ninguno de ellos lo sea, ya que Almanzor y sus hijos arrasaron la ciudad en varias ocasiones, siendo las actuales murallas, muy probablemente, de factura medieval.

      Además son de nombrar las murallas romanas de Cáceres, Ilipa (Alcalá del Río), Osuna, Baelo-Claudia (Cádiz), Itálica y de Acinippo (Ronda, Málaga).
       
      Casa romana de numancia
      Casa romana de Numancia.
      Presione para ampliar.
    • La casa o vivienda básica romana, es la más antigua, habitual y pobre de las construcciones utilizadas para vivir dentro del mundo romano. En sus comienzos eran de planta circular con cubierta vegetal. Más adelante se mejoraron, principalmente en su fábrica, pasando a ser de piedra, estructura de madera y planta rectangular, manteniendo su cubierta vegetal.
       
    • La vivienda señorial romana o domus, era el domicilio de los personajes relevantes dentro de cada ciudad. Totalmente definida por los arquitectos, constaba de un estructura muy concreta, basada en la distribución mediante patios porticados: la entrada
      Domus
      Domus romana. Presione para ampliar.
      -fauces- da acceso a un pequeño pasillo -vestibulum-, tras el cual aparece un patio porticado -atrium- en cuyo centro se encuentra el impluvium, o depósito de recogida de agua que cae desde el compluvium. A ambos lados -alae- se despliegan varias cámaras que corresponden a las habitaciones de los esclavos de servicio, las cocinas y las letrinas. En su fondo está el tablinum, o salón de casa, y a su lado el triclinium o comedor. Además este atrium da la luz suficiente a estas habitaciones circundantes. A los lados del tablinum, por unos pasillos, se accede a la parte noble de la domus. El segundo patio porticado -peristylium- es más grande y tiene un jardín central. Está rodeado por habitaciones -cubiculum- y presidido por una exedra utilizada como sala de banquetes o de reuniones. Dependiendo del clima o del espacio disponible, estas construcciones tenían uno o dos pisos. También, se realizaban domus, con un solo patio porticado como eje de la vivienda. Además en los laterales de la construcción se abrían puertas de acceso a cámaras -tabernae- que eran comercios, bien dependientes de la domus o alquiladas a comerciantes externos.
       
      En España podemos destacar los restos de las siguientes domus: También puede consultar otros importantes restos en las páginas generales de las ciudades de: Termancia, Astúrica Augusta (Astorga), Corduba (Córdoba), Emerita Augusta (Mérida), Itálica (Santiponce) y Tarraco (Tarragona).
       
    • La insula, ejemplo de casa urbana popular. Se puede decir que es el precursor de nuestros edificios de viviendas actuales. Para aprovechar el espacio de las ciudades, se proyectaron construcciones de hasta cuatro pisos. En la planta baja se abrían tiendas -tabernae- y en los superiores, apartamentos de varios tamaños. Todos las estancias comunicaban con un patio central comunitario adornado con fuentes o jardines. Podemos interpretar un edificio de estas características en las riunas de Termancia.
       
    • Las villae, edificaciones realizadas fuera de las ciudades, bien con el fin de gestionar una explotación ganadera o agricola -villae rustica-, o como lugar de descanso de personajes destacados -villae urbana-. La villa de recreo disponía de todas las comodidades de la época, ademas de jardines y espléndidas vistas. Las villas rústicas, además de la residencia noble, disponía de caballerizas, bodegas, almacenes, huertos...
      En España hay muchos restos, frecuentemente en las cercanías de ríos, son de destacar:
      • La Villa de Centelles -actual mausoleo de Centelles-, en Tarragona FICHA BÁSICA
      • La Villa de Munts, en Tarragona Página de la ciudad de Tarraco
      • Villa Fortunatus en Fraga, Huesca. Data del S.II y se ubica en la rivera del río Cinca. Su elemento principal es un gran patio porticado de 21 por 17 m. con 22 columnas de sujeción, alrededor del cual se abrían numerosas habitaciones. Disponía de termas, acuarios decorativos, y calefacción subterránea. Sobre parte de ella, y utilizando sus cimientos se edificó una basílica paleocristiana en el S.VI.
        Villa La Olmeda
        Planta de Villa La Olmeda
      • Villa La Olmeda en Pedrosa de La Vega, Palencia. Se supone que la primera construcción data del S.II, pero la mayoría de los restos actuales son de finales del S.III. Ha sido dificil realizar unas excavaciones limpias, ya que la zona se utilizó como necrópolis visigoda y, posteriormente, en la Edad Media. Era una explotación agrícola de alto nivel, cuyo centro era una casa con patio porticado. La planta básica del conjunto resindencial es cuadrada con cuatro torres, una en cada vértice. Las situadas en la fachada norte son de planta cuadrada, y las del sur octogonal. Entre estas, se abre un pórtico exterior con solarium en un piso superior. Poseía termas propias -frigidarium y piscina- situadas en la parte noreste. Entre las dependencias destaca una gran sala de recepción "oecus" de 15 m. por 12 m. situada en la parte posterior del patio. Pero, sin duda, lo más destacable de la villa son sus numerosos y espectaculares mosaicos, que cubren prácticamente todos los suelos, destacando los del mencionado "oecus" y los de los pasillos del peristilo.
      • Villa Quintanilla de La Cueza, Palencia. Construida en el S.II, fue una villa agrícola dedicada fundamentalmente al cultivo del cereal. Se abandonó en el S.IV, posiblemente debido a la implantación del nuevo orden visigodo. Su planta es un poco anárquica, con tres conjuntos de salas con distintas orientaciones. Es de destacar el sistema de calefacción subterránea, hipocaustum, con horno y conducciones de distribución.

       
    • En la basílica, centro social donde se comerciaba, se hacían reuniones políticas y se celebraban los juicios.
      Planta de Basilica romana
      Planta de Basílica romana

       
      Su planta es rectangular y se compone de tres o cinco naves separadas por columnas, siendo la central más ancha. Por lo general, en el caso de componerse con cinco naves se levantaban dos alturas en la nave central, con el objeto de abrir huecos para la entrada de luz. Esta nave estaba encabezada por una exedra o ábside, donde se ubicaba la presidencia y, en el otro extremo, la fauces o entrada.
       
      La cubierta, a dos aguas, siendo el techo interior plano, aunque en alguna ocasión se utilizó la bóveda.
       
      Podemos destacar los restos de basílicas en las ciudades de Segóbriga y Clunia.
       
      Termas de Caracalla
      Planta de las Termas de Caracalla. Presione para ampliar.
    • Las termas, construcciones de grandes proporciones destinadas al uso público. Eran baños distribuidos en piscinas calientes (caldarium) las más pequeñas; templadas (tepidarium), por lo general, las más amplias y centro del conjunto termal, y frías (frigidarium). También disponían de vestuarios (apodyterium) y edificios anexos con gimnasios y funciones lúdicas. Su función, además de la propia, los baños, era social, como centro de reuniones, negocios, y política como expresión de la grandeza de Roma ante la población. Por este motivo estos complejos eran grandiosos, no solo en tamaño sino también en materiales de construcción y decoración. Por lo general, en planta tenían una estructura simétrica, con las mismas dependencias respecto a un eje.
       
      Toda gran ciudad debía tener un gran complejo termal, de hecho, en Roma existía un gran número de ellas, a cada una más grandiosa, destacando las famosas termas de Caracalla.
       
      Para la temperatura del agua se utilizaban cámaras subterráneas donde, en hornos con ladrillos refractarios -praefurnium-, calentaban el agua que, posteriormente, pasaba por canalizaciones debajo de las estancias hasta su piscina final. La pavimentación era en opus signinum, esto es ladrillo con argamasa, para facilitar la transmisión del calor y convertirlo en suelo radiante.
       
      En España podemos destacar:
       
    • Los foros o centros socio-culturales de las ciudades. Por lo general, se ubicaban en el cruce de las grandes vías urbanas: kardo maximus y decumanus. Una gran plaza porticada era el centro de una serie de edificios que la rodeaban, comunicándose así mediante ella. Templos de culto imperial, escuelas, basílicas, mercados e, incluso, las termas tenían acceso directo desde él. En casos concretos, hasta los edificios de espectáculos -circos, teatros o anfiteatros- estaban comunicados con los foros, siendo estos el acceso de los grandes personajes a sus tribunas.
       
      En Hispania los foros existían en todas las ciudades destacando el foro de Tarraco el más grande de la península. Además podemos destacar: