GOYAGOYA
1746 - 1828

Presione en la imagen
para leer una pequeña biografía.

SpanishArts.com-ArteEspañol.es
   Ampliar su biografía

La Maja Desnuda
Pintado: 1797 / 98.
TAMAÑO ORIGINAL: 97 X 190 cm.

En un principio se la denominó, junto a a la "Maja vestida", como las "Las Gitanas". Goya crea un nuevo modelo de desnudo que posteriormente segirán otros pintores, especialmente franceses. Las especulaciones sobre la personalidad real de las modelos que utilizó han sido multiples y conflictivas. Hoy se piensa que fueron dos por lo menos, una para el cuerpo, y otra para el rostro. La iluminación de la escena del cuadro es magnífica, aporta una intimidad y un ambiente matizado excepcional.

Curiosidad: la modelo adopta una postura sobre el camastro en la que todo el cuerpo se apoya en los pies, no es la misma postura que en la Maja vestida.

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla

La Maja Vestida
Pintado: 1797-98.
TAMAÑO ORIGINAL: 95 X 190 cm.

Repite la composición de la "Maja desnuda", en disposición, tamaño e iluminación de la escena. Cambia ligeramente la postura de la modelo y claramente los colores pora conseguir un cambio en la atmósfera general del cuadro. Posiblemente utilizó una nueva modelo de figura más estilizada.

Curiosidad: en este cuadro la modelo adopta una postura en la que todo el cuerpo se apoya en las pantorrillas, los pies los tiene fuera del camastro.


El Perro Semihundido o "El Perro en la Arena"
Pintado: 1820 / 21.
 

Pintura inquietante e indescifrable. Pertenece a las 14 "pinturas negras" y fué pintada sobre la pared de una de las salas de "La Quinta del Sordo". No tiene referente histórico, mitológico o bíblico, posiblemente sea una expresión de su estado de ánimo, su propia desesperación, angustia...

Curiosidad: ¿el perro se hunde en el agua o en la arena?

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla

La Lechera de Burdeos
Pintado: 1827.
TAMAÑO ORIGINAL: 74 X 68 cm.

Pintado durante su exilio voluntario en Francia, Goya retorna a un estilo más luminoso que caracterizó su primera época. Los bordes de las figuras están primorosamente difuminados suavizando su contraste con un fondo con colores verdes ligeramente azules, que en sus anteriores obras había abandonado.

Este cuadro ha sido considerado por muchos estudiosos de la pintura como la primera obra impresionista de la historia.


La Vendimia
Pintado: 1786 / 87.
TAMAÑO ORIGINAL: 277 X 192 cm.

Es una pintura con vivas tonalidades y contrastes precisos, que conforman un conjunto armonioso. Las escenas de la vida cotidiana, sus fiestas, sus trabajos, juegos y celebraciones son el argumento de las obras de Goya entre los años 1786 al 1788.

Curiosidad: la alegría es tan grande que hasta los vendimiadores del fondo están eufóricos con su agotador trabajo.

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla

El Pelele
Pintado: 1791.
 

Goya realizó muchos cuadros para los cartones utilizados en los telares y la fáfrica de tapices del Rey Carlos IV.
Se le supone un significado simbólico lleno de sarcasmo hacia la figura del monarca y la situación del país: cuatro "mujeres" -sexo débil- mantean un "muñeco" -el Rey- a su antojo.


Los Fusilamientos del 3 de Mayo
Pintado: 1814.
TAMAÑO ORIGINAL: 266 X 345 cm.

Encargada por el Rey junto a "La lucha con los Mamelucos" para inmortalizar la resistencia del pueblo de Madrid a las tropas de Napoleón. Posiblemente fue realizada sobre apuntes hechos por Goya del natural. El dramatismo es acentuado por la nocturnidad y la composición simétrica de los actores; los fusilados con rostros llenos de sentimiento y los soldados de espaldas, sin cara, máquinas del mal...

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla

La Gallina Ciega
Pintado: 1789.
 

Este es el único cartón que acabó Goya antes que el Rey Carlos III, que se los encargó, falleciese. Es de tema costumbrista, de marcada influencia francesa que el maestro supo adaptar a los temas madrileños. Se comienza a adivinar la creciente melancolía que empezaba a invadir al pintor.

El Quitasol
Pintado: 1777.
TAMAÑO ORIGINAL: 222,30 X 293 cm.

Pertenece al segundo grupo de 10 cartones para los tapices del comedor del Palacio del Pardo de Madrid, residencia de los príncipes de Asturias, el futuro Rey Carlos IV y Maria Luisa de Parma. Reproduce como todas estas series, motivos populares inspirados en costumbres, escenas y celebraciones de la vida de Madrid. Fundamentalmente, "El Parasol", es un cuadro tremendamente original en su composición y ejecución: un colorido fresco que crea un ambiente cálido, los modelos que posan "un instante" en un jardín, y fantastico fondo, quizás el más delicado que pinto Goya.

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla

El Chatarrero
Pintado: 1779.
TAMAÑO ORIGINAL: 259 X 220 cm.

Obra que fue pintada para el Rey y que rebosa ambiente popular típicamente español. Se supone qu el tema fue elegido por la misma hija del Monarca.
Es de comentar la influencia de Velázquez en esta obra, especialmente en el tratamiento de las formas y más concretamente en los objetos como la vajilla que está en el suelo o el perro que duerme a su lado.


Las Floreras
Pintado: 1786 / 87.
 

Antes de la muerte del Rey Carlos III, Goya realiza pinturas para el comedor Real del Pardo, residencia de los Principes de Asturias. Son por lo general de temas campestres como este, o "La Vendimia", anteriormente comentado. Son pinturas llenas de alegría que transmiten el estado de ánimo del pintor por su situación personal y la de España, que Goya trasladaba a sus pinturas constantemente, y que, una vez fallecido este monarca, cambió radicalmente.

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla

La Boda
Pintado: 1791 / 92.
 

Cartón de gran formato en el que Goya nos muestra su vena satírica. Representa una boda de conveniencia de la época: el cortejo con sus distintos grupos (niños, músicos, invitados...), los novios (ella elegante, él grotesco), los amigos de la novia, el cura, el padrino...

En el fondo la obra es una sucesión de caricaturas de "modelos de la época".


Merienda a la Orilla del Manzanares
Pintado: 1776.
 

Goya vuelve a demostrar su habilidad para capturar un momento de acción, un instante con distintos modelos que cada uno hace una cosa distinta, una fotografía en 1776. Se observan en el paisaje los elementos y el tratamiento que utilizacía posteriormente en "El Quitasol".

El momento de la merienda rebosa sensualidad, la postura de la mujer en especial.

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla

Las Gigantillas
Pintado: 1792-1793.
 

Esta fué una de las últimas pinturas que realizó Goya para la Casa Real Española.
Nos vuelve a transmitir el estado general de ánimo que le rodea. La pintura es triste, como la sonrisa del niño a la vez divertida y miedosa por su propia inestabilidad. Es de resaltar la diferencia de atmósfera respecto las obras similares -ya comentedas como "La vendimia, El Quitasol, Las Floreras"- que decoraron los comedores Reales.

La Pradera de San Isidro
Pintado: 1789.
TAMAÑO ORIGINAL: 222,5 X 293 cm.

Los motivos campestres que alcanzan su mayor representación en esta estampa costumbristas, son el tema de una serie de cartones encargados por Carlos III e inacabados por su muerte. El mismo Goya comentó que este trabajo le había supuesto numerosos problemas de composición, cosa nada extraña si observamos la complejidad de acciones, el número de personajes y los distintos planos de paisaje que representó el pintor.

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla

La Nevada
Pintado: 1786 / 87.
TAMAÑO ORIGINAL: 275 X 293 cm.

Goya demuestra en esta pintura que ya ha asimilado el trabajo de sus referencia pictóricas, Tiepolo y fundamentalmente, a Velázquez. Es capaz de representar y transmitir el fío que tienen los personajes, estado que se refleja impresionántemente en el perro, que parece paralizado por la gélida temperatura.

Saturno Devorando a su Hijo
Pintado: 1819 / 23.
TAMAÑO ORIGINAL: 146 X 83 cm.

Sin duda la pintura más terrible y estremecedora de Goya, pintada en sus últimos y sombrios años de vida. La violencia expresionista de la pintura es fiel reflejo de la situación atormentada del pintor, siempre reflejando en sus obras su estado de ánimo.
Este tema mitológico, representado en multitud de ocasiones por los mejores artistas de la historia, alcanza su máximo nivel en esta inigualable obra maestra.

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla

Viejos Comiendo Sopas
Pintado: 1819 / 23.
TAMAÑO ORIGINAL: 53 X 85 cm.

Otra de las denominadas "pinturas negras" de la "Quinta del Sordo" donde vivió un tiempo, motivo -la sordera de Goya- por la que se apodó así. La reducida y oscura paleta de colores del pintor demuestran una vez más el reflejo de su estado de ánimo, además de una posible falta de recursos económicos para comprar material (pinturas, lienzos, pinceles...). Puro expresionismo.


El Aquelarre
Pintado:: 1821 / 23.
TAMAÑO ORIGINAL: 140 X 238 cm.

Otra de la "pinturas negras" que tiene todas sus características, paleta oscura, contrastada y reducida, violencia, espresionismo... En esta, además se suma el tema de la pintura, nada más tétrico, misterioso y antinatura, para acrecentar el espíritu de todas las pinturas de la "Quinta del Sordo".

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla

Peregrinación a la Fuente de San Isidro
Pintado: 1821 / 23.
TAMAÑO ORIGINAL: 140 X 138 cm.

También "pintura negra", pero esta vez con un tema popular ya pintado por Goya en otras ocasiones. Es evidente que el tratamiento con otros trabajos de tema parecido en radicalmente distinto, es más casi podríamos decir que opuesto. No hay más que ver, por ejemplo "La Pradera de San Isidro" para darse cuenta. La vida atormenta al pintor, su escape es la pintura y esta, ya, es su vida.

Gatos Riñendo

Color, fuerza, violencia, temor... todo en una obra que rebosa expresiones y que es sin duda el más alto grado de técnica imresionista realizada hasta ahora. Un magistral contraluz intensificado en el gato más agresivo de colores más claros, el gato negro y su miedo reflejado en su ojo, las siluetas irregulares y transparentes de los animales, conforman un conjunto innovador en la historia de la pintura universal.

Goya
Pulse en la imagen para ampliarla


Colabore con nosotros, visite nuestros "sponsors":


 
Volver al índice del Mueso del Prado