JEAN-FRANÇOISÉ
MILLET
(1814-1875)
 

  • Un hombre de su tiempo.
     

         Jean François Millet fue hijo de labradores y se le educó en el catolicismo más puritano. Trabajaba en el campo para ayudar a la familia. En sus ratos libres le gustaba leer y dibujar. Cuando su padre se dio cuenta de su gran afición al dibujo, lo envió a Cherburgo donde comenzó a formarse.

         Millet fue uno de los máximos representantes de la escuela de Barbizon . Él es el mejor intérprete de de la vida campesina y de lo que ésta trae consigo: hambre, miseria... Toda esta lucha por la supervivencia la observaba en una sociedad en que la burguesía cada vez se consolidaba más debido a las conquistas alcanzadas después de la revolución de julio de 1830.

         Millet contempló de cerca la situación en que vivía, pero no la denunció en sus pinturas, sino que la representó tal y como era. En una palabra, representó la realidad.
     

     
     

  • Obras representativas:
     
    J.F. Millet: Las espigadoras, 1857. J.F. Millet, Las espigadoras, 1857, óleo sobre lienzo, Musée d´Orsay, París.
    Con comentario.
    J.F. Millet: El Ángelus, c.1857-1859. J.F. Millet, El Ángelus, c.1857-1859, óleo sobre lienzo, Musée d´Orsay, París.
    Con comentario.
    J.F. Millet: Camino al trabajo, c.1857-1859. J.F. Millet, Camino al trabajo, 1851, 55.5 x 46 cm, óleo sobre lienzo, Musée d´Orsay, París.

    Escrito por:
    Beatriz Aragonés Escobar.
    Licenciada en Historia del Arte


  • Visite nuestro patrocinador: