E. Delacroix: La Muerte de Sardanápalo, 1827-1828.
E. Delacroix, La Muerte de Sardanápalo,1827-1828,
óleo sobre lienzo, 392 x 496 cm, Museo del Louvre, París.

 
ESPAÑOL

     En esta obra, Delacroix evoca una historia muy cruel. El sátrapa Sardanápalo al verse derrotado, manda matar a todo su harén de mujeres, esclavos y ganado para después matarse él. Sardanápalo aparece en el ángulo superior derecho contemplando impasible la cruda matanza. De su cabeza surgen las dos diagonales que componen, recordando en ello las composiciones del Barroco. El color es muy potente, predominan los rojos como símbolo de la sangre y la muerte. Con este tema el orientalismo llega a la cumbre. Se permite la introducción de un elefante como animal-símbolo de lo desconocido.

Escrito por:
Beatriz Aragonés Escobar.
Licenciada en Historia del Arte