VINCENT
VAN GOGH
(1853-1890)
 


Van Gogh: Autorretrato, 1889.
Van Gogh, Autorretrato, 1889,
óleo sobre lienzo, 65 x 54 cm
París, Musée d´Orsay.

 
     Van Gogh entendía la pintura como vía de modificar la sociedad y como vehículo de salvación personal. Fue un personaje difícil en su relación con los demás y en lo económico, fue un fracasado en cuanto a lo amoroso. En el trabajo tampoco le fue demasiado bien y le hubiera sido difícil sobrevivir de no ser de la caridad de su hermano Théo. Nuestro artista se enfrenta desde una óptica muy personal a una vida que para él resulta frustante. Los niveles que alcanzó le llevaron al suicidio, en una de sus últimas cartas manifiesta abiertamente cómo la pintura le estaba llevando a la destrucción. Abrió caminos al expresionismo posterior.
     Era hijo de pastor protestante, trabajó para la casa de subastas Goupil, la cual abandonó impulsado por el deseo de ayuda a sus semejantes. Así, es como pasa a ser miembro del apostolado seglar en una zona muy pobre de Holanda. Intentó entrar en un seminario de protestantismo, pero no fue aceptado por su carácter inestable. Hay un mito negro entorno a su figura, siempre se habla de Van Gogh como "el loco pelirrojo que se cortó una oreja". Como tantas veces en la historia, hay que indagar sobre los motivos que le llevaron a cometer la famosa amputación por la que el artista es conocido, quizá así no se le consideraría como aquel epiléptico, esquizofrénico que ingresa en el manicomio y se pega un tiro. Es por ello, que nos vamos a aproximar a sus etapas vitales.
 
 
  • Su vida, su arte:
     
         Fue en el 1879 cuando comenzó a pintar de modo vehemente. Empezó a rellenar álbumes copiando del natural . También le marcó mucho el barroco holandés, tuvo un claro referente en Rembrandt en cuanto a cromatismo. Cultivó temas de clases populares. En el punto de vista conceptual se vio muy marcado por la literatura francesa, E.Zola le apasionaba. En esta etapa pone de manifiesto con claro realismo la vida cotidiana de los menos protegidos, se acerca con dignidad a una situación de abandono social. Sus gamas ahora son oscuras, los entornos pobremente iluminados y con tensiones de luces y sombras.
    Su punto de partida se encuentra en pintores realistas franceses: Courbet, Daumier, Millet... .
    En 1885 se trasladó a Amberes por lo que se familiariza con la pintura de Rubens y Frank Hals.

         En 1886 se traslada a París atraído por Impresionismo del que tanto le había hablado su hermano Théo. El descubrimiento del Impresionismo supuso en nuestro artista una gran decepción y un duro golpe porque es ahora cuando se da cuenta de que su pintura no tiene vigencia, se sintió marginado y fuera de onda. El conocimiento del Impresionismo supuso un estímulo para su cambio:

    • Abandona argumentos pictóricos, decantándose por el paisaje y el retrato.

    • Aclara su paleta, usa una gama luminosa. Por lo general usa colores puros en pincelada de pequeños toques que puede recordar al Puntillismo .

         Se inscribe en el Taller de Cormont, allí conoce a E.Bernard, y a T.Lautrec, Gauguin...

         En 1888 se traslada a Arlés. Marchó allí animado por Lautrec, buscando lo apacible. En Arlés encontró una primavera plácida y de equilibrio, que cambió en la navidad del mismo año al contactar con Gauguin. En Arlés se instaló en una pequeña pensión, encima del café de la estación alquila la famosa Casa Amarilla, donde pensó establecer el refugio de sus amigos. En estos años pinta obras que son muy conocidas.
     
     

  • La crisis:
     

         Gauguin es invitado por Van Gogh a pasar las navidades del 88 en su casa. Pronto surgen desacuerdos y fricciones entre ellos. Gauguin se burlaba de la candidez de Van Gogh y arremetía contra su modo de pintar, asegurando que los verdaderos temas eran aquellos que se terminaban en taller y no al aire libre. El 23 de diciembre estalla la gran crisis. Van Gogh, agotado por las impertinencias de Gauguin intenta agredirle con una navaja de afeitar, sin embargo, su acumulado resentimiento le lleva a mutilarse la oreja. Había nacido el primer síntoma de su desequilibrio.
          En mayo de 1889 es internado en un manicomio de Saint Rémy.. Allí, permaneció un año alternando la alucinación con momentos de tranquilidad. En ningún momento dejó de pintar, las obras de este periodo evidencian sus tensiones y desequilibrios. Trigales y cipreses se hacen frecuentes en la producción de este tiempo. Las llamaradas oscuras y la pincelada crispada y nerviosa permite descargar su tensión interior. La naturaleza que le atrae es trémula, con escabrosos accidentes de terreno. Predominan las visiones tétricas y lúgubres que distorsionan la realidad. También realiza copias de los grandes maestros a partir de grabados en blanco y negro. Su recluimiento no le impide el realizar algunas de sus obras más importantes.
         Después, Van Gogh sale del manicomio y se establede en Auvers, donde lo acoge el conocido Doctor Gadchet, amigo de su hermano Théo. En Auvers-sur-Oise pasó sus últimos meses, abrumado por la soledad, se dio un tiro el 27 de julio de 1890 del que muere dos días después.
     
     

  • Obras representativas de Van Gogh:
     

    Van Gogh: Los comedores de patatas, 1885.  Van Gogh, Los comedores de patatas, 1885, óleo sobre lienzo, 81´5 x 114´5 cm, Amsterdam, Rijksmuseum Vincent Van Gogh, Fundación Van Gogh.
    Van Gogh: Retrato de Père Tanguy, 1887-1888.  Van Gogh, Retrato de Père Tanguy, 1887-1888, óleo sobre lienzo, 65 x 51 cm, Colección Stavros S.Niarchos.
    Con comentario.
    Van Gogh: L´Arlesienne: madame Ginoux con libros, 1888.  Van Gogh, L´Arlesienne: madame Ginoux con libros, 1888, óleo sobre lienzo, 91´4 x 73´7 cm, Nueva York, The Metropolitan Museum of Art.
    Con comentario.
    Van Gogh: El café nocturno de la Place Lamartine de Arlés, 1888.  Van Gogh, El café nocturno de la Place Lamartine de Arlés, 1888, óleo sobre lienzo, 70 x 89 cm, New Haven (CT), Yale University, Art Gallery.
    Con comentario.
    Van Gogh: Terraza del café de la Place du Forum en Arlés por la noche, 1888.  Van Gogh, Terraza del café de la Place du Forum en Arlés por la noche, 1888, óleo sobre lienzo, 81 x 65´5 cm, Otterlo, Rijskmuseum Kröller-Müller.
    Con comentario.
    Van Gogh: Doce girasoles en un jarrón, 1888.  Van Gogh, Doce girasoles en un jarrón, 1888, óleo sobre lienzo, 91 x 72 cm, Münich, Bayerische Staatsgemäldesammlungen, Neue Pinakothek.
    Con comentario.
    Van Gogh: El puente Langlois en Arlés con lavanderas, 1888.  Van Gogh, El puente de Langlois en Arlés con lavanderas, 1888, óleo sobre lienzo, 54 x 65 cm, Otterlo, Rijskmuseum Kröller-Müller.
    Con comentario.
    Van Gogh: La noche estrellada, 1889.  Van Gogh, La noche estrellada, 1889, óleo sobre lienzo, 73´7 x 92´1 cm, Nueva York, The Museum of Modern Art.
    Con comentario.
    Van Gogh: La habitación de Vincent en Arlés, 1889.  Van Gogh, La habitación de Vincent en Arlés, 1889, óleo sobre lienzo, 56´5 x 74 cm, París, Musée d´Orsay.
    Van Gogh: La catedral de Auvers-sur-Oise, 1890.  Van Gogh, La catedral de Auvers-sur-Oise, 1890, óleo sobre lienzo, 94 x 74 cm, París, Musée d´Orsay.
    Ampliar.  Van Gogh, Retrato del doctor Gachet con rama de dedalera, 1890, óleo sobre lienzo, 68 x 57 cm, París, Musée d´Orsay.

     

    Escrito por:
    Beatriz Aragonés Escobar.
    Licenciada en Historia del Arte


  • Visite nuestro patrocinador: