HENRI DE
TOULOUSE-LAUTREC
(1864-1901)
 

T. Lautrec: Autorretrato ante el espejo, c.1880.
T.Lautrec,
Autorretrato ante el espejo, c.1880.

 
  • El peso de una vida traducido en liviandad:
     
         Lautrec era de familia aristocrática, al romperse las dos piernas quedó contrahecho y se amargó. Se encontró con el rechazo del padre, su madre le alentó. En el 1883 ingresa en el taller de Cormont, donde conoce a Van Gogh, Gauguin... . El referente más importante para Lautrec es Degas, se sintió atraído por los mismos temas que él: las bailarinas, los caballos... pero entre ambos hay diferencias. Degas representa un mundo mecánico, reiterativo y monótono, mientras Lautrec pinta movimientos específicos y fugaces, por ello, necesita una técnica rápida.
     
     
  • Su modo de entender el arte y su uso del dibujo:
     
         Lautrec supone el punto de partida para el Expresionismo posterior. En un primer momento, contactó con el Impresionismo, pero luego lo abandonó, porque tenía intereses diferentes. El paisaje apenas si lo practica, él se decanta por los seres vivos, sobre todo por la figura humana en movimiento. Es un gran admirador del arte japonés. Su vehículo de expresión es el dibujo. Tanto por técnica, como por actitud frente al modelo, es de gran personalidad.

         El dibujo tal y como lo usa no tiene que ver con el concepto de dibujo tradicional de raíz académica: trasladar la imagen al lienzo no le sirve sólo para reproducir la apariencia, sino también la expresión que provoca en él la visión del objeto. A través del trazo transmite sus filias y sus fobias. Hace un uso expresivo, no descriptivo del dibujo. Tiene gran capacidad para captar la psicología de lo que tiene delante: seres humanos en movimiento, gestos individualizados, bailes, actuaciones... . Es un observador preciso que a veces trata temas inadecuados. Presenta lo real, sin hacer crítica ni edulcoración. En él, el aspecto artístico siempre va por delante del tema. Junto con Gauguin, es el introductor de las grandes áreas de color plano.
     
     

  • El cartel moderno:
     
         Lautrec es el creador del cartel moderno, introduce aspectos que influyen en la publicidad posterior. En sus carteles hay relación entre texto y letra. El cartel se dirige a convencer y requiere una imagen limpia, eficaz, y llamativa. A Lautrec le importa de modo especial el estímulo psicológico. A partir del dato visivo profundiza y capta lo personal. Al captar el rasgo personal, se decanta por el dibujo, el pastel y litografía. A Lautrec siempre le atrajo el tema de la escena y las carreras de caballos. No le atrae el mundo burgués, sino los ambientes más bajos como Montmartre. Lautrec entiende el arte como comunicación de actualidad.
     
     
  • Técnicas que Lautrec utiliza:
     
         Lautrec es un gran experimentador de técnicas las usa con gran maestría y mezcla unas con otras. Él suele mezclar en un mismo apunte óleo, tiza, pastel, tinta china... . La técnica mixta le permite crear diferentes efectos. Para sus apuntes prefiere un cartón marrón,sin preparar, después aplica óleo muy diluido en esencia de trementina; da una textura curiosa, ya que el cartón absorbe la esencia de trementina y en la superficie queda el óleo mate. Tampoco cubre todo el soporte y juega con el color y la textura rugosa del soporte.
     
     
  • El mito de la bohemia:
     
         En 1884-1893 se instala en Montmartre. Son sus años más fecundos, su problema de la bebida se agudiza, lleva una vida muy bohemia. Es ahora cuando su concepto de dibujo le lleva a deformar a la figura. Hace carteles muy conocidos de los cabarets más famosos del momento. Su primer cartel fue para el Moulin Rouge y lo realiza en 1891.  El mundo de los cabarets, conciertos y espectáculos son el punto de partida de sus litografías y pinturas.

         Hacia 1891 se instala en bares de burdeles, se encontró a gusto en el entorno, se entendía con los marginados, porque él también era uno de ellos. Estos personajes contaban con un añadido, posaban desnudos ante él con gran naturalidad y lo hacían gratis. Es ahora cuando hace una serie de titografías agrupadas bajo e nombre de Ellas.
     
     

  • Obras de T. Lautrec:
     
    T. Lautrec: Amazona en el Circo Fernando, 1888.  T. Lautrec, Amazona en el Circo Fernando, 1888, óleo sobre tela, 100´3 x 161´3 cm, Chicago, Art Institute of Chicago.
    T. Lautrec: Baile en el "Moulin Rouge", 1890.  T. Lautrec, Baile en el "Moulin Rouge", 1890, óleo sobre tela, 115´5 x 150 cm, Philadelphia, Philadelphia Museum of Art.
    T. Lautrec: Justine Dieuhl en el Jardín de "Père Forest", 1890.  T. Lautrec, Justine Dieuhl en el Jardín de "Père Forest", 1890, óleo sobre carrtón, 74 x 58 cm, París, Musée d´Orsay.
    T. Lautrec: "Moulin Rouge": La Goulue, 1891.  T. Lautrec, "Moulin Rouge": La Goulue, 1891, litografía a colores (cartel), 191 x 117 cm, Milán, Civica Raccolta di Stampe Bertarelli.
    Con comentario.
    T. Lautrec: La Goulue entra con dos mujers al "Moulin Rouge", 1892.  T. Lautrec, La Goulue entra con dos mujeres al "Moulin Rouge", 1892, óleo sobre cartón, 79´4 x 59 cm, Nueva York, Museum of Modern Art.
    T. Lautrec: "Ambassadeurs": Aristide Bruant, 1892.  T. Lautrec, "Ambassadeurs": Aristide Bruant, 1892, litografía a colores (cartel), 150 x 100 cm, colección privada.
    T. lautrec: "Jardín de París": Jane Avril, 1893.  T. Lautrec, "Jardín de París": Jane Avril, 1893, litografía a colores (cartel), 130 x 95 cm, colección privada.
    T. Lautrec: Mujer poniéndose las medias, 1894.  T. Lautrec, Mujer poniéndose las medias, 1894, Gouache sobre cartón, 64´5 x 44´5 cm, Albi, Musée Toulouse-Lautrec.
    T. Lautrec: El Salón de la Rue de Moulins, (detalle), 1894.  T. Lautrec, El salón de la Rue de Moulins, 1894, óleo sobre tela, 111´5 x 132´5 cm, Albi, Musée Toulouse-Lautrec.
    Con comentario.
    T. Lautrec: Yvette Guilbert, 1894.  T. Lautrec, Yvette Guilbert, 1894, gouache sobre cartón, 48 x 28 cm, Albi, Musée Toulouse-Lautrec.
    T. Lautrec: El jockey, 1899.  T. Lautrec, El jockey, 1899, litografía, óleo y acuarela, 51´5 x 36´3 cm, colección privada.

     

    Escrito por:
    Beatriz Aragonés Escobar.
    Licenciada en Historia del Arte


  • Visite nuestro patrocinador: