ARTEMISIA
GENTILESCHI
(1593-1652)
 
A. Gentileschi: Autorretrato como alegoría de la pintura, c.1630.
A. Gentileschi, Autorretrato como
alegoría de la pintura,
c.1630,
óleo sobre lienzo, Palacio de Kensignton.

 
  • Biografía:
     
         Artemisia se forma con su padre, Orazio Gentileschi (1593-1652), en contacto con Caravaggio. Esta es la razón por la que se da un maduro tenebrismo en las obras de ambos, padre e hija.
     
         Artemisia recibió formación complementaria de Agostino Tassi, pintor de quadratturas. Él fue un personaje muy importante en la vida de nuestra artista, no por las enseñanzas que le infundió, que por otro lado ella nunca las llevó a la práctica, sino porque violó a Artemisia. Este hecho la marcó fuertemente y es el motivo por el que en sus pinturas se hacen patentes las heroínas femeninas. Las mujeres que representa son de gran fuerza de espíritu, tanto si se enfrentan a la fuerza masculina, como si se presentan solitarias.
     
         Mantuvo el tenebrismo a lo largo de toda su vida. Aún cuando la luz del clasicismo barroco ponía el caravaggismo en detrimento, Artemisia armonizaba mejor con con la oscuridad. El tenebrismo era el mejor lenguaje para volcar su espíritu atormentado en la obra.
     
     
  • Obras representativas de Artemisia:
     
    A. Gentileschi: María Magdalena, c.1613-1620. A. Gentileschi, María Magdalena, c.1613-1620, óleo sobre lienzo, 146´5 x 108 cm, galería Pitti, Florencia.
    A. Gentileschi: Judith y Holofernes, 1618. A. Gentileschi, Judith y Holofernes, 1618, óleo sobre lienzo, galería de los Uffizi, Florencia.

    Escrito por:
    Beatriz Aragonés Escobar.
    Licenciada en Historia del Arte


  • Visite nuestro patrocinador: