PEQUEÑA BIOGRAFÍA DE LOS PRINCIPALES ESCRITORES
 

 
Gustavo Adolfo Bécquer
(1836-1870)
GUSTAVO ADOLFO BECQUER

  Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870) nació en Sevilla en el seno de una familia de pintores. Su padre, José Domínguez Bécquer, murió cuando Gustavo tenía cinco años y, al cumplir los once, murió su madre.

A los catorce años estaba unido a su hermano Valeriano y a un círculo de amigos que reencontraría años más tarde: Narciso Campillo, Julio Nombela, etc. Se interesan por todas las artes: pintura, poesía, música...

Con la oposición de su madrina, viaja a Madrid en 1854, donde intentó varios proyectos artísticos, como la interrumpida Historia de los templos de España. Escribe para el teatro o la zarzuela, en colaboración o en solitario, los textos más dispares para sobrevivir en un Madrid de miseria y vida nocturna. Así, hacia 1858, contrae una grave enfermedad de origen dudoso.

Convalece de esta enfermedad, viajando a Soria y Veruela. Allí encontrará descanso, médico y mujer, Casta Esteban, con la que inicia un matrimonio catastrófico desde 1861. Ahora escribe sus mejores trabajos: publica leyendas y algunas rimas, en revistas como El Contemporáneo. En 1868 intenta una edición de sus poesías, pagada por González Bravo. El saqueo de la casa de este ministro, como consecuencia de la Revolución, hace que se pierda el manuscrito del poeta.

Desde 1868, Gustavo se instala con su hermano Valeriano en Toledo. Ambos están separados de sus esposas y viven con algunos de sus hijos. El poeta acepta el encargo de dirigir La Ilustración de Madrid, y reescribe de memoria sus poesías perdidas. Este nuevo texto se tituló Libro de los Gorriones y no se difundió hasta 1914. La muerte de Valeriano en Septiembre de 1870 precipitó la de Gustavo tres meses después.

El 23 de Diciembre -un día después de su entierro- sus amigos se reunieron para publicar sus obras como un modo de ayudar a la viuda y a sus tres hijos. Estas Obras fueron prologadas por su amigo Ramón Rodríguez Correa, y se editaron en dos tomos, en 1871.

D.Miguel Pérez Rosado.
Doctor en Filología