EDAD DE PLATA (II). LA PROSA DE VALLE-INCLÁN
 

 

Ramón María del Valle-Inclán

    0.-  Las primeras letras de este insigne gallego fueron relatos, como Babel (1888), A media noche (1889), El mendigo (1891) o artículos de revistas como Café con gotas. Algo más que un proyecto fue El Gran Obstáculo (1892), novela en cuyos dos fragmentos publicados conocemos al libertino Pedro Pondal, seductor de Águeda, cuya madre evita la venganza de su hermano Jaime.
 
   En 1890 abandona Valle su carrera de Derecho y viaja a Madrid.
 
   Visita México en 1892 y publica en El Universal. En Madrid colabora en El Globo hacia 1895.
 
    1.-  Su primer libro, Femeninas (1895), presenta seis relatos breves y seis mujeres:

Portada de Femeninas
   La condesa de Cela [1893] rompe con el estudiante Aquiles Calderón para volver con su marido, su madre y sus hijas. Juega cruelmente con el pobre amante, que se desquita recordando las frivolidades de la madre de la condesa y la imagen que de ésta tendrán sus hijas.
 
   Tula Varona [1893] es una criolla, pagada de sí misma, que coquetea con el hijo del duque de Ordax. Lo desprecia cuando éste osa besarla.
 
   Octavia Santino [1892], agonizante, morirá en pecado junto a Pedro Pondal, tras confesarle sus infidelidades.
 
   La Niña Chole [1893], mexicana arrebatadora, ocasiona al narrador el ataque de un desconocido. A bordo del vapor Dalila la acompaña un inglés. Ella provoca la muerte de un negro, devorado por tiburones, a causa de una apuesta que paga arrojando el dinero al mar.
   La Generala [1892] relata los amores de Currita, esposa del General Rojas, con su asistente, el alférez Sandoval. Sorprendidos por el marido, rehusan abrir para que no escape el canario.
 
   Rosarito [1894] es nieta de la Condesa de Cela, que hospeda a su perverso primo, el liberal y masón don Juan Manuel Montenegro, en la que fue alcoba de Fray Diego Tadeo. Al marchar el libertino, Rosarito yace en su cama con un alfiler de oro en el pecho.
 
    2.-  Semejante a estos relatos será Epitalamio (1897), de cómo Augusta, conserva a su amante, Attilio Bonaparte, casándolo con su hija Beatriz.
 
   Joaquín del Valle-Inclán, halla en estos libros "elementos originales y técnicas, en forma embrionaria, que configurarán su obra posterior".

Epitalamio

Cubierta de La cara de Dios
   En 1899 Valle-Inclán conoce a Rubén Darío.
 
   Su participación en La cara de Dios (1900), folletín, casi policiaco, sobre una obra de Arniches, sigue confusa.

   Narra la relación del pintor Víctor con el crimen del Madrid Moderno. Se intuye la huella de Valle-Inclán en el capítulo VII, reflejo de su relato Beatriz y en el siguiente, con ecos de Flor de Santidad. Pudo colaborar en otros capítulos, a juzgar por ciertos rasgos estilísticos.

Portada de La cara de Dios
    5.1.-  A imitación de ciertos ciclos sobre las estaciones del año, aparece la Sonata de Otoño (1902), primera de cuatro obritas.
 
   Presenta a Xavier, Marqués de Bradomín, feo, católico y sentimental, en el Palacio de Brandeso, junto a Concha, antiguo amor enfermizo. La llegada de Isabel, prima del Marqués, con las niñas María Isabel y María Fernanda, lo llevan a Lantañón, con don Juan Manuel Montenegro, de donde vuelve a Brandeso por un incidente. Concha siente remordimientos con estos amores. Una noche de pasión morbosa y satánica, muere. Aturdido, Xavier acude a Isabel, toma el cadáver con terror -mechones de su pelo quedan arrancados, en una puerta- y cruza el Palacio con él. Al día siguiente, las niñas, llevando un milano muerto, darán a su madre "un susto de risa".

Sonata de Otoño

Jardín Umbrío
    3.1.- Jardín Umbrío (1903) recoge "Historias de Santos, de almas en pena, de duendes y de ladrones" que contaba Micaela la Galana, doncella del autor. Incluye los relatos Malpocado, El Miedo, Tragedia de ensueño, El rey de la máscara, Un cabecilla.
 
   Al niño pobre Malpocado lo lleva su abuela como lazarillo a un ciego; El Miedo relata en primera persona cómo el Prior de Brandeso niega la absolución al granadero del rey, por temblar ante el sepulcro del señor de Bradomín, porque un esqueleto contenía un nido de culebras. Tragedia de ensueño, relato dramatizado, presenta a La Abuela ante su último nieto, muerto. Es brillante El rey de la máscara: seis murguistas enmascarados llevan al cura de San Rosendo de Gondar al rey de la máscara: el cadáver del abad de Bradomín, que el cura calcina en su horno. Un cabecilla, molinero, dispara sobre su mujer por entregar sus hijos carlistas a los isabelinos.
    4.1.-  Cuatro narraciones componen Corte de Amor. Florilegio de honestas y nobles damas (1903).
 
   Rosita relata, durante un baile de máscaras en el Foreign Club, los galanteos de Rosita Zegri y el duquesito de Ordax. La andaluza viene decepcionada de India, sin ver tigres ni leones. El Duquesito saluda a su marido: un hercúleo negro, rey arruinado de las Islas de Dalicam, que regala al sevillano un retrato, dedicado por Rosita, ya que él no sabe escribir...
 
   Eulalia, madre de dos hijas, cruza un río para verse con su amante Joaquín, que la rechaza por no abandonarlas. Eulalia se ahoga en el río, esparciendo sus cartas.
 
   Augusta reproduce Epitalamio, llamando a Beatriz Nelly.
 
   Beatriz, aparente endemoniada, sufre exorcismos, hasta que el Penitenciario de la Catedral descubre que su mal deriva de los abusos de Fray Ángel. La Saludadora de Céltigos provoca la muerte del pervertido.
 
   Cierra el libro un Apéndice. Breve noticia acerca de mi estética cuando escribí este libro, donde afirma Valle-Inclán su búsqueda de un estilo propio que no imite el de otras épocas y su vocación modernista de recrear la sensación.

Madrid cómico (1897)

Sonata de Estío
    5.2.- La Sonata de Estío (1903) refunde parcialmente La Niña Chole: el Marqués de Bradomín conoce, junto a las ruinas mexicanas de Tequil, a la Niña Chole, que, a bordo de La Dalila, ocasionó la muerte de un negro. Viajan de Veracruz a Tixul y, en un priorato de Comendadoras Santiaguistas, duermen como matrimonio. La Niña confiesa que su esposo, el General Diego Bermúdez, es su propio padre. El Marqués defiende al capitán de los plateados, Juan de Guzmán. Los amantes siguen hacia Veracruz, pero el hastío del Marqués permite al General raptar a su Niña. En la Hacienda de Tixul una escaramuza con los plateados descubre a su rehén: la Niña Chole, que se reúne con el Marqués.

Escudo del Marqués de Bradomin
en la Sonata de Invierno
    5.3.-  En la Sonata de Primavera (1904) el Marqués, Capitán de la Guardia Real de Su Santidad, representa al Papa en la ciudad italiana de Ligura, a la muerte del obispo Gaetani. Se hospeda en el Palacio de la Princesa Gaetani y se enamora de María Rosario, su hija mayor, futura carmelita. La Princesa intenta matar al Marqués con el conjuro de una hechicera. Éste atrae a Rosario, que se escuda en su hermana pequeña. La niña cae de una ventana y muere. Rosario, transtornada, repite: "Fue Satanás", título de un relato de 1904.
 
    6.-  Cinco estancias componen Flor de Santidad (1904), historia de Ádega, huérfana que abandona a una ventera por matar a un peregrino con quien durmió. Ádega, mística, vio en él a Dios Nuestro Señor y espera un hijo suyo; la ventera cree que embrujó sus ovejas. Ádega marcha al Pazo de Brandeso. Cuando procura curarse en Santa Baya de Cristamilde, descubren su embarazo.

Memorias del Marqués de Bradomín

Sonata de Invierno
    5.4.-  Las Memorias del Marqués de Bradomín concluyen con la Sonata de Invierno (1905): en hábito religioso, llega a la Corte de Estella el Marqués. Relata a su viejo maestro cómo huyó del cura Santa Cruz. María Antonieta, antiguo amor y actual servidora de la reina Margarita, le habla de una hija de ambos, feúcha. Cumpliendo su misión de rescatar a dos viajeros, Xavier recibe un disparo en el brazo, al cruzar el río. En Villarreal de Navarra se lo amputan, mientras cumple su misión Sor Simona. Maximina, su compañera feúcha, muere seducida por el satánico Marqués, que la reconoció. En Estella, confiesa su indiferencia por la causa y su carlismo por estética. Manco, se despide del amor.
Sonata de Invierno
en Opera Omnia
    3.2.- Una edición de Jardín novelesco (1905) añade a Jardín Umbrío nuevos relatos:
 
   La adoración de los Reyes al Niño Jesús glosa un cantar gallego; en La misa de San Electus los lobos matan a tres mozos cuando el abad les ofrece la Misa. Un ejemplo pinta a Amaro, discípulo de Jesucristo, quemando su mano al ver una mujer desnuda. En Del misterio el narrador asume un castigo fatal que correspondía a su padre. A media noche presenta un jinete y su espolique en el bosque junto a tres siniestros personajes, símbolos de muerte. En Comedia de ensueño un capitán de bandidos enloquece por la mano de una joven que su yatagán cercenó. Nochebuena relata la interrupción de una celebración del Arcipreste de Céltigos, cuando oye cantar sus amores con la "sobrina". Geórgicas presenta la decepción de una anciana, cuyas madejas hiladas no se tejen ya en el molino. Una breve Oración recuerda a la narradora de estas historias.

Corte de Amor
   El brevísimo relato Un bautizo (1906) esboza una escena de Aguila de blasón.
 
   Historias perversas (1907) refunde antiguos relatos. Reedita Corte de amor (1908).
 
    3.3.- Otra edición de Jardín novelesco (1908) añade trabajos como Fue Satanás. La hueste refleja Romance de Lobos (I, i). Sigue Égloga. Una desconocida presenta una pareja de cantantes italianos en un tren de México. Él muere y su ¿amante, esposa, hermana, condesa de Lucca? despide al narrador. Apareció con distintos títulos. Ciera el tomo Hierbas olorosas.
 
    7.-  Una serie de novelas sobre La Guerra Carlista comienza con:
 

El resplandor de la hoguera
    7.a.-  Los cruzados de la Causa (1908), que pudo titularse La España tradicional. Narra el fervor carlista en Viana del Prior del Marqués de Bradomín que, manco y crítico con la tolerancia de Carlos VII, ofrece sus bienes por la Causa. Se une Cara de Plata y su padre, don Juan Manuel Montenegro, lo hará al acribillar los isabelinos un soldado ante su casa: traslada fusiles del convento de la abadesa Isabel al barco de Míster Briand, La joven Pepita. Cara de Plata lo ve perderse en una tempestad.
 
    7.b.-  El resplandor de la hoguera (1909) presenta a Cara de Plata con la Madre Isabel, Eladia y cierto contrabandista, buscando las tropas de Miquel Egoscué. En un mesón descansa el sacristán Roque, que, torturado, traicionó a sus compañeros carlistas. Enmienda su torpeza quemando un campamento enemigo y gana la amistad de la mendiga Josepa la de Arguiña. Entre los cristinos, protegidos por la Condesa de Redín, figura Jorge, duque de Ordax. En un caserío, entre soldados cristinos, se refugian Roque, la Madre Isabel y Eladia, separadas ya de Cara de Plata. Roque queda ciego al encender los soldados la chimenea donde se ocultaba.
    7.c.-  Gerifaltes de antaño (1909) se centra en torno a don Manuel de Santa Cruz, a quien se une Miquel Egoscué. Los cristinos critican al Gobierno y piensan que el cruel Santa Cruz desacreditará la Causa carlista. El Cura detiene a la Marquesa (sic) de Redín; sus hombres la humillan. Santa Cruz manda matar por sospechoso a Egoscué. El pastor Ciro Cernín descubre el cadáver de Miquel Egoscué: un Ángel lo ilumina. El Cura Santa Cruz, acorralado, pide al caudillo Pedro Mendía sus hombres. Finalmente, contempla la retirada republicana.
    7.d.-  En 1911 anunció Valle-Inclán Las banderas del rey, cuarta novela que no vio la luz. Publicó en siete capitulillos La Corte de Estella (1910), en la revista Por esos mundos:Pedro Soulinake, voluntario carlista, acompaña a Cara de Plata, que se entrevistará con el Marqués de Bradomín, encargado de salvar a la reina y a los hijos de Carlos VII.
 
   La Guerra en las montañas se titularía una quinta novela del ciclo.
 
   Una tertulia de antaño (1909), relato breve, se ambienta en el Palacio de la Duquesa de Ordax, cuyo hijo, Alonso, luchará por la Causa. La Señora María de los Dolores Portocarrero, el Marqués de Bradomín, ciertas damas alfonsinas y don Juan Valera son tertulianos. Escuchan cómo el Marqués de Galián -padre de Eulalia, a quien corteja Jorge de Ordax- anuncia la proclamación del Príncipe Alfonso.

Una tertulia de antaño

Mi hermana Antonia (1913)
   Cofre de sándalo (1909) añade Mi hermana Antonia a relatos anteriores. Historias de amor (1909) incluye ocho, entre ellos, Drama vulgar (1908). Aparece Las nieves del rosal (1910), antología.
 
   Mi hermana Antonia (1909 y 1913) narra la venganza del estudiante Máximo Bretal, enamorado de Antonia y rechazado por su madre. Tras un pacto diabólico, un gato, al que la nodriza Basilisa corta las orejas, atormenta a la anciana. Muerta ésta, Antonia aparece, misteriosamente, en el tejado. El estudiante Bretal tiene una venda en las orejas.
 
   En 1914 se habían traducido al francés obras de Valle-Inclán.
    3.4.-  Reedita Jardín Umbrío (1914) con dieciséis relatos, no todos incluidos en otras ediciones: Juan Quinto intentó robar el dinero que no tenía un pobre abad; Mi bisabuelo, ensalza a Manuel Bermúdez y Bolaño, detenido por defender a los desposeídos, disparando sobre el escribano Malvido; Rosarito -reelaboración de Femeninas, está protagonizado por Miguel de Montenegro-. Milón de la Arnoya es un bandido, cuya amante, protegida por doña Dolores Saco, vuelve a él para seguir maltratada.
 
   Reedita Corte de amor (1914), sin cambios desde 1903.
 
    8.-  Recoge sus experiencias estéticas en La lámpara maravillosa (1916). "Estos Ejercicios espirituales son una guía que sutiliza los caminos de la Meditación". Sus cinco secciones se componen de breves exposiciones rematadas en una glosa.
   a/ El anillo de Giges parte de la soledad: un árido camino conduce a la unidad, y eternidad del instante. b/ El milagro musical asocia poesía y música. Indica la capacidad de las lenguas para expresar la armonía, como muestran el esplendor de la literatura griega y la decadencia del romance. c/ Exégesis trina presenta el conocimiento como fin del amor, con la rosa erótica de la perpetuación carnal, la rosa clásica, de la conciliación y armonización de opuestos y la rosa del matiz, o de la intuición quietista. El platonismo se tiñe de una visión gnóstica. d/ El quietismo estético ejemplifica con Toledo y Santiago de Compostela dos modos de quietud: el Tiempo perjudica al iniciado, que confia al recuerdo sus impresiones. Sus experiencias personales o las ciencias ocultas ejemplifican el proceso: el quietismo se da cuando el alma está descarnada. e/ La piedra del Sabio presenta la muerte, culmen de la experiencia. El místico ve su vida como las ondas de una piedra en el agua. Convertida en centro, el alma comprende la Totalidad y ve el amor como voluntad. Desde la Eternidad se contempla y sufre o goza. Todo se ilumina; culmina el proceso estético.
La lámpara maravillosa

Retrato de Valle-Inclán
para sus Opera Omnia
   Las fuentes del libro son Miguel de Molinos, Pico de la Mirándola, Santa Teresa, El Greco, Velázquez o Leonardo Da Vinci.
 
   Valle-Inclán hizo de La lámpara maravillosa un primer tomo -o Introducción- a su Opera Omnia. En la moderna edición de Obras Completas cierra el tomo de la Prosa.
 
   Su salud se deteriora, pero en 1916 visita el frente de la Guerra en Francia. Pese a su boina carlista defiende a los aliados. Pronto, la Revolución rusa cambiaría su perspectiva.
    9.1.-  La visita da lugar a La media noche. Visión estelar de un momento de guerra (1917), que recoge los "lances de un día de guerra en Francia". Es una crónica de escenas apocalípticas: bombardeos, cadáveres, lodo, violaciones, sufrimiento, soldados franceses, alemanes, ingleses, indios... y destrucción. Sobrevive una imagen mística de la guerra: "La guerra tiene una arquitectura ideal..." o "La muerte es la divina causalidad del mundo." -ambas en el capº XXXIII-.
 
    9.2.-  Le sigue Un día de guerra. Visión estelar. Segunda parte: En la luz del día (El Imparcial, 1917), prosa dialogada: en la catedral de Reims, el abate Baudin sufre el bombardeo alemán. Monsieur Janin deplora la destrucción del arte y Bournaselle, Nolau y Sully critican la actitud de Inglaterra. El Cabo Périer, el teniente Rolland y otros soldados lucharán en Verdún...
 
   Es claro el antigermanismo de Valle-Inclán y su defensa de Francia.

Con Ramón Pérez de Ayala en 1918
    3.5.-  Aparece la versión definitiva de Jardín Umbrío (1920), integrado por Juan Quinto; La adoración de los Reyes; El miedo; Tragedia de ensueño; Beatriz, Un cabecilla; La misa de San Electus; El rey de la máscara; Mi hermana Antonia; Del misterio; A media noche; Mi bisabuelo; Rosarito; Comedia de ensueño; Milón de la Arnoya; Un ejemplo; Nochebuena y Oración.
 
   En 1921 Alfonso Reyes y Álvaro Obregón invitan por segunda vez a Valle a México, con motivo del centenario de su independencia.
 
    4.2.-  Una edición definitiva de Corte de Amor (1922) incluye Rosita, Eulalia, Augusta, La condesa de Cela y La generala.
 
   Anticipa novelas posteriores: El Ruedo Ibérico y Tirano Banderas, en relatos extensos, como Cartel de ferias. Cromos isabelinos (1925) o Zacarías el cruzado o agüero nigromante (1926).

Jardín Novelesco

Zacarías el Cruzado
o Agüero nigromántico
    10.-  Se publica Tirano Banderas (1926): en Santa Fe de Tierra Firme -intuimos México- gobierna el dictador Santos Banderas. La acusación de la soldadera y medium, Lupita la Romántica, contra el Coronel de la Gándara por cierto destrozo hace caer a éste en desgracia del Tirano. Advertido en el Congal de la Cucarachita, el Coronel pide a Zacarías San José lo lleve en canoa con los indios rebeldes de Filomeno Cuevas. Zacarías paga su acción con la muerte de su hijo, devorado por un cerdo, por lo que mata al responsable: el empeñista gachupín Quintín Pereda y se une a los rebeldes. La diplomacia presiona a Santos Banderas por sus ejecuciones, pero el dictador se siente seguro con unas cartas que prueban las orgías sodomitas del Ministro de España con embajadores y homosexuales. Se apoya, además, en el servilismo de la colonia española, en su penal de Santa Mónica y en los monopolios internacionales. Pero, cercado por los rebeldes, muere acribillado tras apuñalar a su hija loca.
 
   Los rasgos esperpénticos de su teatro llegan ya a la novela.

La corte de los milagros (1927)
    11.-  Desde 1926 Valle-Inclán venía publicando relatos, como Ecos de Asmodeo (1926) o La rosa de oro (1927), que inauguran la serie de El Ruedo Ibérico, ambientada en la España de Isabel II.
 
   Programó tres series de tres novelas -nueve en total-. Los amenes de un reinado incluiría La Corte de los milagros, Viva mi dueño y Baza de espadas; Aleluyas de la Gloriosa: España con honra, Trono en ferias y Fueros y cantones. Finalmente, La Restauración borbónica: Los salones alfonsinos, Dios, patria y rey y Los campos de Cuba. Sólo publicó dos novelas y media de la primera serie.

La rosa de oro

La corte de los milagros
    11.1.-  La corte de los milagros (1927), presenta el reinado de Isabel II, entre el odio a los liberales y el desprecio por la plebe. Pío IX atrae a la Reina, concediéndole la Rosa de Oro. Adolfito, Barón de Bonifaz, en compañía de Gonzalón de Torre-Mellada, defenestra a un guardia que los sigue por robar capas. Sus familias escapan al manchego Coto de los Carvajales. Don Segis, administrador del Marqués de Torre-Quemada, es un caballista que rapta adversarios políticos protegido por su amo.
Ecos de Asmodeo
Al regresar a Madrid Adolfito y el Marqués, muere Narváez. González Bravo estudia las intrigas de liberales, masones, militares, anarquistas, carlistas, neocatólicos... entre represión, censura y sátiras periodísticas. La reina sigue a la iluminada Sor Patrocinio, mientras el rey Francisco protesta antes de presidir los funerales de Narváez.
 
    11.1.1.-  Fin de un revolucionario (15/3/1928) relata del fusilamiento de Fernández Vallín defensor de las ideas de Prim. La primera mitad sigue lo que sería Viva mi dueño. Después, este valiente despreciará la huida para enfrentarse con su muerte.

Fin de un revolucionario
    11.2.-  i>Viva mi dueño (1928) se abre con intrigas y conspiraciones en Francia e Inglaterra. Desde Madrid, don Segis y Adolfito Bonifaz preparan la fuga de Fernández Vallín y el indulto de tres caballistas. Vallín se esconde en el convento de las Madres Trinitarias, hasta que el Zurdo Montoya lo lleve a Gibraltar. En Solana, el Marqués de Torre-Mellada preside unas ferias en las que el Zurdo Montoya hiere a Adolfito y muere, golpeado, en la cárcel. Un salvoconducto beneficia a Vallín. En Madrid, varios Generales presionan a la Reina, que encomienda al Papa la sucesión al Trono. Los carlistas intervienen: Juan de Borbón declara al Marqués de Bradomín sentirse en manos de una secta maligna. La brutalidad del Gobierno mantiene a España en expectativa, como al inicio de la novela.
Teatrillo de enredo (1928)
   Durante la dictadura de Primo de Rivera, Valle-Inclán fue arrestado quince días, en 1929. Así comprendemos las novelas de este momento, de Tirano Banderas a El Ruedo Ibérico.
 
   En 1932 la República lo nombra conservador general del Patrimonio Artístico Nacional. Dimite para dirigir la Academia española de Bellas Artes en Roma.
Carta de Valle-Inclán (1924) que alude a El Ruedo Ibérico
    11.3.-  Baza de espadas (1932) se publica en El Sol. Su autor sólo concluyó la primera parte, Vísperas setembrinas. Muestra en Cádiz a los mandos liberales revolucionarios indecisos. A bordo del Omega zarpan -Alta Mar se titula la sección más extensa-, hacia Inglaterra, dos masones -Claudio Nerón y Tiberio Graco: Paúl y Angulo y Fermín Salvochea- para entrevistarse con Prim. Coinciden con Miguel Bakunin, santurrón anarquista, y con la Sofi, cantaora prostituida que enamora a Salvochea, custodiada por Teo e Indalecio. En Londres descubren que éstos conspiraban contra Prim. La obra concluye allá por Agosto de 1868, con los titubeos de los sublevados y de Prim, capaz de negociar con los carlistas.


El trueno dorado (1936)
    11.1.2.-  Las páginas de Ahora presentaron el fragmento póstumo El trueno dorado (19/3-23/4 de 1936), corregido por Josefina Blanco e ilustrado por Salvador Bartolozzi. Muestra la constante reelaboración textual de nuestro autor, que retomaba Ecos de Asmodeo, de La Corte de los Milagros, para modificarla de nuevo:
 
   Defenestrado el guardia agonizante, los responsables encuentran un falso culpable en Indalecio Meruéndano, guitarrista con quien se fugó Sofi, hija del guardia. Al morir éste, el forense reconoce entre sus vecinos a Fermín Salvochea, anarquista filantrópico de carácter místico.
 
   También fue póstuma la recopilación de relatos Flores de almendro (1936).

El trueno dorado
   Ejerció Valle-Inclán el magisterio de un estilista, cultivador de una prosa exótica y musical, acaso el más brillante de la literatura contemporánea española. Su interpretación de la política de su tiempo lo convierte en maestro indiscutible.
 
   Entre sus preocupaciones sobresale la búsqueda de un mesías carismático de tonos místicos, que se asemeja al satánico Marqués de Bradomín, al nietzscheano don Juan Manuel Montenegro o a su valiente hijo Cara de Plata, al carlista Miquel Egoscué, al brutal Cura Santa Cruz, al bohemio Max Estrella, al insondable Zacarías el Cruzado, al anarquista Fermín Salvochea y a infinidad de pequeños personajes dispersos en sus relatos.
 

D.Miguel Pérez Rosado.
Doctor en Filología