EL TEATRO EN LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XVIII
 

 

Edición de No hay plazo que no
se cumpla ni deuda que no se pague

editada por Mesonero Romanos

    0.-  En sus inicios, el teatro del siglo XVIII no rompe con el barroco. Refunde obras anteriores de Calderón, Solís o Bances Candamo y perfecciona géneros como las comedias de magia, de santos, de aventuras, de bandoleros, etc. Desarrolla comedias musicales con sus variaciones: zarzuelas, melodramas...

    1.-  Antonio Zamora (¿1664?-1728) nació en Madrid. Fue dramaturgo de la Corte y sucesor de Bances Candamo. Completó El pleito matrimonial, auto sacramental que Calderón dejó inconcluso.
 
   En 1722 publica sus Comedias nuevas con los mismos sainetes con que se ejecutaron, donde incluye El hechizado por fuerza (1697), comedia de figurón: con ayuda de sus criadas y un doctor, doña Leonor se casa con don Claudio como única solución al hechizo que éste cree padecer.
 
   Una edición póstuma de Comedias (1744) incluirá su refundición del mito donjuanesco: No hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague, y convidado de piedra. Perseguido por Filiberto Gonzaga y por doña Ana de Ulloa, don Juan escapa del rey y acude al convite con la estatua del Comendador. Consciente de su muerte inminente, acepta salvar su alma. Esta versión desplazó la de Tirso de Molina, hasta el estreno del Don Juan Tenorio de José Zorrilla
 
La edición de 1744 incluía comedias como Cada uno es linaje aparte, ambientada entre musulmanes y reyes de Aragón.


Manuscrito autógrafo de
José de Cañizares
    2.-  También fue madrileño José de Cañizares (1676-1750), censor de comedias y protegido del Duque de Osuna. Autor prolífico, abarcó la mayoría de géneros dramáticos:
 
   El dómine Lucas (1716) es su mejor comedia de figurón: Leonor, hija del leguleyo don Pedro, pasa de prometida de Lucas a esposa de don Enrique. La hermana de éste conquista a su amigo don Antonio, que se disfraza de fantasma. Don Lucas consigue a la extravagante Melchora, su verdadero amor. En esta misma línea escribe El honor da entendimiento, en que el necio don Lorenzo acepta que otros galanes lo alejen de su prometida, ante las incomodidades del posible matrimonio
 
Podríamos considerar histórica El picarillo en España, señor de la Gran Canaria, sobre Federico de Bracamonte, que, fingido pícaro al servicio de Juan II y Álvaro de Luna, logra que el rey perdone la culpa de su padre y lo reconozca soberano de estas islas y esposo de Leonor de Urrea.
   Recrea en La más ilustre fregona la historia cervantina de las Novelas ejemplares y destaca en la comedia de magia con El anillo de Giges (1742), de tema griego.
Cañizares cultivó los géneros de su época: comedia histórica, de figurón, de santos, de magia, de jaques y bandoleros, mitológicas, musicales (zarzuelas y melodramas)...
 
    3.-  Juan Salvo y Vela (?-1720) fue sastre y censor de comedias. Escribió La tragedia de Lucrecia (1719) y teatro popular, como Santa Catalina de Siena, comedias de magia como El mágico de Salerno, en cinco partes (1715-1720), y comedias de santos como San Antonio de Padua.
 
   Tomás de Añorbe y Corregel (1686-1741) triunfó con Princesa, ramera y mártir, Santa Afra (1735), comedia de santos, y con tragedias, como El Paulino (1740), pobre imitación de Corneille: Paulino, favorito del Emperador Teodosio, despierta su ira por entregar a la Emperatriz una manzana que Teodosio había regalado a éste. La obra tuvo poco éxito y despertó duras críticas.

Manuscrito autógrafo de José de Cañizares
   El repertorio de autores es más amplio que la calidad de sus obras: a José de Castro y Matute debemos los Triunfos de encanto y amor y pitonisa Cibeles; a Andrés Antonio Sánchez de Villamayor, La mujer fuerte, asombro de los desiertos, penitente y admirable Santa María Egipciaca (1728), y a Vicente Camacho, Ramera de Fenicia y feliz samaritana, Santa Eudoxia (1740). También cultivó el teatro religioso Antonio Bazo en Los tres mayores portentos en tres distintas edades (1762). Los títulos hablan por sí mismos.
 
   En la comedia de guapos y bandoleros destacan el valenciano José Vallés con El más temible andaluz y guapo Francisco Esteban (1733) o Gabriel Suárez, con El bandido más honrado y que tuvo mejor fin, Mateo Vicente Benet (1728), entre otros.

Poética de Luzán (1737)
    4.-  En Zaragoza nació Ignacio de Luzán (1702-1754).
 
   Publica en 1737 su Poética, cuyo libro tercero trata Del origen, progresos y definición de la tragedia. Adopta un punto de vista aproximadamente aristotélico, que defiende las unidades de acción lugar y tiempo. Siembra la semilla del neoclasicismo y critica la comedia barroca. (Una edición póstuma de 1789, dudosamente corregida por su autor, estudia el teatro español, el Arte nuevo de Lope de Vega, etc.)
 
  Cuando Ignacio de Luzán escribe y estrena La virtud coronada (1742) no se muestra demasiado drástico con sus propios preceptos.

Primer folio de
La virtud coronada (1742)
   Esta tragedia sobre historia clásica presenta al virtuoso Ciro, futuro rey de Persia, venciendo las intrigas del consejero real Asebandro, los celos del egipcio Cloriarco y la sensualidad de Berenice, para ganar el noble corazón de Fenisa. Desengañado, el rey Astiages cederá el trono a Ciro.
 
Aunque se han señalado influencias francesas, su fuente parece ser Metastasio y su formación más italianizante que afrancesada.
 
   Defensor de la Poética y las ideas ilustradas fue el Diario de los literatos de España (1737-1742), que transmitió las voces de importantes críticos del momento.

Folio de
La virtud coronada (1742)
    5.-  Entre 1749 y 1751 la Academia del Buen Gusto consagra el estilo rococó e introduce el neoclasicismo.
 
   Agustín de Montiano y Luyando (1697-1764) nació en Valladolid. Fue fundador y secretario de esta Academia, además de primer director de la Real Academia de la Historia.
 
   Su primer Discurso sobre las tragedias españolas (1750) repasa la existencia de este género en España y precede al texto de Virginia, tragedia en cinco actos acerca del abuso del poderoso Claudio sobre la supuesta esclava Virginia, cuyo padre prefiere sacrificarla antes que dejarla en manos del tirano. Su segundo Discurso sobre las tragedias españolas (1753) trata problemas de escenificación y declamación. Presenta la tragedia Ataulfo y su muerte ante los planes urdidos contra él y su esposa Placidia.

Primer número del
Diario de los literatos de España
   Con la presencia de Montiano y Luyando puede considerarse el neoclasicismo como una realidad en la vida literaria española.
 

D.Miguel Pérez Rosado.
Doctor en Filología