EL TEATRO DE CERVANTES
 

Falso retrato de Cervantes
por Kent (h. 1737)

    0.-  En 1580 llega Miguel de Cervantes a España, resacatado de los baños de Argel, tras seis años de estancia en Italia y cinco de prisión en el norte de África. Procura ahora los ingresos económicos inmediatos que el teatro proporcionaba.
 
   Compone obras dramáticas, de las que sólo dos nos han llegado. En su Adjunta al Viaje del Parnaso (1614) señala algunas comedias perdidas: La gran Turquesca, La batalla naval, La Jerusalén, La Amaranta o la del Mayo, El bosque amoroso, La única, La Bizarra Arsinda y La Confusa, que figuraba en el repertorio del autor Juan Acacio aún en 1627.
 
   En 1585 entregó El trato de Constantinopla y muerte de Selim al autor Juan de Porres y ofrece seis comedias a Rodrigo Osorio en 1592. Acaso su dedicación al teatro fue constante, pero trata su quehacer literario de forma confusa y se considera pionero en reducir las jornadas de cinco a tres en La batalla naval. Aún antes de morir, alabaría El engaño a los ojos, hoy desconocida.

Edición princeps
del teatro cervantino
    1.-  De los años 1580-85 conservamos dos obras, manuscritas hasta 1784:

 
    1.a.-  El trato de Argel, comedia de cautivos: Silvia y Aurelio, enamorados, obtienen el perdón del rey musulmán para ser libres y alejarse de sus amos Zahara e Yzuf. Sobre esta trama vemos escenas del sufrimiento de los cristianos, niños y viejos. Exhorta al rey para que remedie la situación y da un toque propagandístico a la obra.

Variante Bonsoms del
teatro de Cervantes

 
    1.b.-  La Tragedia de Numancia, también llamada Comedia del cerco de Numancia o La destrucción de Numancia, según su autor, se basa en fuentes clásicas, como el historiador latino Floro. Representa la exterminación del pueblo arévaco por tropas romanas, al mando de Escipión, en el año 133 a.C. La obra ha sido generalmente aplaudida por su amenidad y alejamiento de la tragedia erudita senequista, su interés nacional y sobriedad en personajes alegóricos, como La Fama o el río Duero. No renuncia al efectismo final, cuando el niño Viriato se arroja desde una torre para no caer en manos romanas, que quedan así derrotadas por su propia brutalidad. Existen influencias novelescas de Heliodoro en el sacerdote numantino que consulta el futuro a un cadáver resucitado.


Variante Soriano del
teatro de Cervantes
    2.-  En 1615 aparecen las Ocho comedias y ocho entremeses nuevos nunca representados, dedicadas al Conde de Lemos. Era inusual publicar comedias que no llegasen a los escenarios, pero Cervantes, prestigioso ya, se permitía ciertas libertades.
 
   En el prólogo habla de los primeros dramaturgos españoles: Lope de Rueda, Navarro, Tárrega, Guillén de Castro, Vélez de Guevara... y alude a su vuelta a los teatros tras un tiempo de inactividad. Por ello hablamos de una primera etapa, con las comedias perdidas o manuscritas, interrumpida porque "Tuve otras cosas en que ocuparme", -acaso su trabajo de comisario de abastos en Andalucía o que Lope de Vega se alzase con "la monarquía cómica"-.
   De esta obra conservamos diferentes ediciones fechadas en 1615: la que perteneció a Bosoms, de la misma época que la princeps, y la variante Soriano, probable falsificación del siglo XVIII.
    2.a.-  Inicia el libro una comedia de ambiente morisco: El gallardo español, en que don Fernando de Saavedra queda cautivo por corresponder al desafío de Alimuzel, obediente a su amada Arlaxa. Vestida de hombre, Margarita busca a Fernando para ganarlo como esposo. Los ataques de reyes moros y cristianos en el Norte de África cambian las expectativas de los personajes. Se logran los matrimonios de Margarita y Fernando y de Arlaxa y Alimuzel en esta comedia digna de éxito.
 
    2.b.-  Menos afortunada es La casa de los celos y Selvas de Ardenia, de tema carolingio. Suma a la lucha entre Roldán y Reinaldos por Angélica, que queda sin resolver, temas diversos: escenas pastoriles, un penoso desafío de Marfisa y Bernardo del Carpio, llamado para defender Castilla de los franceses; la presencia de Venus y Amor; la Buena Fama y la Mala; el espíritu de Merlín, etc.
 
   Cervantes integra demasiados elementos en pocos versos, y, pese a su esfuerzo, aturde al lector.

Edición de 1749 del
teatro de Cervantes

Adaptación de
Los baños de Argel
por Francisco Nieva
    2.c.-  La tercera comedia, Los Baños de Argel, parece refundición de El trato de Argel: cautivo, don Fernando recupera el amor de Constanza y burla a la mora Alima. Además, Zara, convertida por una cristiana, logra que don Lope acepte el dinero de su rescate y se case con ella en España. Un padre contempla el trágico martirio de su hijo por no aceptar la ley musulmana. Finalmente, los cautivos escapan por mar a España.
 
    2.d.-  Con El rufián dichoso logró Cervantes una obra maestra: trata la conversión del hampón Cristóbal de Lugo, criado del inquisidor Tello de Sandoval. Acompañando a éste a México, se convierte en Cristóbal de la Cruz y salva de su desesperación a doña Ana de Treviño, lo que hace fracasar a ciertos diablos. Muere como santo, con disgusto de demonios y aplauso de cristianos.
 
    Cervantes utilizó para su comedia la Historia de la provincia de Santiago de México (1596) de Dávila y Padilla.
    En su segunda escena, dialogan Comedia y Necesidad sobre las innovaciones de esta obra, contradiciendo las opiniones vertidas en el Quijote (I, 48) acerca de la comedia lopista. Cervantes se justifica por seguir un género particular -la comedia de santos- y porque la novedad, eje de su teatro, obliga a modificar los planteamientos. Con esta advertencia -no palinodia- aclaraba que lo experimental de su teatro no se deterioraba por aproximarse al gran público.

Figurines de Francisco Nieva
para Los Baños de Argel
    2.e.-  En La gran sultana doña Catalina de Oviedo, esta dama española, cautiva desde la infancia, acepta, tras largas peripecias, el amor del sultán sin renunciar a su religión y logrando la salvación de Lamberto y Clara, aparentes mujeres del harén turco, así como la del gracioso Madrigal. Es una de las mejores comedias del libro.
 
    2.f.-  Caso más problemático es el de El laberinto de amor: Dagoberto impide el matrimonio de Rosamira con Manfredo, deshonrándola de palabra. Julia y Porcia lograrán respectivamente la mano de éste y de Anastasio, en traje de hombres y a su servicio, mediante una complicada técnica de enredo y evitando el duelo al que forzaban las circunstancias.

Figurín de Francisco Nieva
para Los Baños de Argel
   La excesiva complicación cansa al espectador, pero Cervantes apreciaría la sutileza y confusión -en sentido positivo- de su trama.
    2.g.-  Más interesa La Entretenida, con dos intrigas amorosas: la de Marcela y don Antonio, frustrada por don Ambrosio, pisaverde conquistador que desprestigia a la dama, y la de la otra Marcela, hermana de don Antonio, pretendida por Cardenio, que finge ser su primo indiano, Silvestre de Armendárez. El verdadero primo descubre la impostura y desbarata los planes de Cardenio. Tampoco la criada Cristina logrará su matrimonio con lacayos o criados, por frívola y engreída.
 
   Cervantes evitó el final feliz en esta posible parodia de la comedia de honor, que pudo fracasar por romper convenciones teatrales y morales.
 
   2h.- Finalmente, Pedro de Urdemalas presenta a este personaje folclórico, sabio consejero de un alcalde. Tras una vida casi picaresca, se asocia a unos gitanos, atraído por raros designios y por los amores de Belica, falsa gitana, sobrina de la reina. Los designios se cumplen: Pedro llega a actor y encarna numerosos personajes. Elogia el oficio de comediante y al autor toledano Nicolás de los Ríos.

Cartel para los
Entremeses de Cervantes

    3.-  Mejor fortuna han tenido los ocho entremeses, piezas breves en prosa o en verso, llenas de gracia y desparpajo.

Representación de la Elección
de los alcaldes de Daganzo
    3.a.-  Escrito en prosa, El juez de los divorcios presenta cuatro matrimonios, cuyos maridos maltratados -un vejete, un soldado, un cirujano y un ganapán- aceptan la separación que sus mujeres solicitan. Los jueces lo niegan, pues viven de los matrimonios mal avenidos, a quienes no favorece el divorcio.
 
    3.b.-  En verso está escrito El rufián viudo, donde el matón Trampagos recibe el pésame por la muerte de su rufiana a la que sustituye por Pulida. Llega Escarramán cuyas hazañas relata en estas bodas.
 
    3.c.-  También en verso, La elección de los Alcaldes de Daganzo presenta un tribunal que elegirá al futuro alcalde del pueblo. Un candidato no sabe leer ni escribir; otro es experto en vinos, y un tercero, en cazar pájaros o recordar coplas y oraciones. La elección se interrumpe al llegar unos gitanos, pero se inclina a favor de Pedro de la Rana, menos engreído y torpe.
    3.d.-  En prosa escribió La guarda cuidadosa: cierto soldado celoso vigila la casa de Cristina para que no la conquiste un Sacristán ni la visite cualquiera. Sus amos, le piden elija como marido a quien prefiera, que resulta ser el Sacristán.
 
    3.e.-  Como los siguientes, El vizcaíno fingido está escrito en prosa. Presenta a Cristina, burlada por Solórzano y Quiñones, que se hace pasar por un vizcaíno borrachín. Sobre una cadena de oro, entrega Cristina una cantidad en prenda a Quiñones y se compromete a preparar cena para él y su fingido amigo. Con un pretexto, pide Quiñones su cadena y afirma no ser la que devuelve Cristina la misma que él entregó. Amenazándola con la justicia, logra de ésta la cadena más un dinero en compensación.

Grabado para
La guarda cuidadosa

Grabado para
El retablo de las maravillas
    3.f.-  De los más celebrados entremeses es El retablo de las maravillas. En él Chanfalla y Chirinos representan ante las autoridades de un pueblo el retablo del sabio Tontonelo, lleno de escenas maravillosas que no verán los hijos de matrimonio ilegítimo o descendientes de conversos. Los espectadores ven maravillas donde no hay nada, para no parecer ex illis, es decir, de esta clase de espectadores. Un furrier del ejército denuncia la burla, sin ser creído por el público.
 
   Cervantes se burla de los prejuicios de limpieza de sangre y de las autoridades de su época y crea teatro dentro del teatro.
    3.g.-  En La cueva de Salamanca representa la fiesta de Leonarda y su criada Cristina, ante la ausencia del marido de aquélla. El Sacristán y el barbero traerán la merienda. Antes de comenzar, un estudiante pide albergue en el pajar de la casa, y se percata de la situación. Por un incidente, el marido vuelve y sorprende al estudiante, que aún no se ha escondido. Éste aprendió brujería en la Cueva de Salamanca y hace salir de entre el carbón del desván dos demonios con una fuente de manjares, que resultan ser el Sacristán y el barbero. Asombrado, el marido, lo cree y agradece el espectáculo.
 
    3.h.-  Cierra los ocho entremeses El viejo celoso. Con la excusa de vender un tapiz, la señora Ortigosa hace pasar a casa de su vecina Lorenza, recluida por Cañizares, su celoso marido, un amante. Cuando Lorenza quiere hacerlo salir, arroja una palangana de jabón a los ojos de su marido, que pide perdón por su actitud. Es una nueva burla del matrimonio, frecuente en Cervantes.

Grabado para
La cueva de Salamanca

Representación de El viejo celoso
    4.-  Por sus referencias explícitas, los entremeses se escribirían de 1610 a 1615.
 
   Más difícil es la cronología de las comedias.
 
   Si El rufián dichoso sigue una obra de 1596, es necesariamente posterior a ese año. Un alusión en Los baños de Argel a Joan Timoneda (†1583), "tan viejo que al tiempo vence", desconcierta al sugerir que el valenciano viviese al componerse esta comedia.

Representación de los
Entremeses de Cervantes
   Se explicaría aceptando que comedias de esta segunda época sean refundiciones de obras de su primera etapa, como sucedería con El trato de Argel y Los baños de Argel, La gran Turquesca y La gran Sultana, El bosque amoroso y La casa de los celos, o La Confusa y el Laberinto de amor.
 
    5.-  Cervantes desistió de representar estas obras tan desiguales. Su dificultad y transgresión de las convenciones sociales las harían fracasar. Prefirió quizá una lectura como "mesa de trucos", al modo de sus Novelas Ejemplares, a las que se acerca en casos como El celoso extremeño y El viejo celoso. Decidió sorprender y no escenificar, en este último teatro que, por ello, se ha considerado experimental.

D.Miguel Pérez Rosado.
Doctor en Filología