EL CAMBIO DE SIGLO
 



 
    0.-  Los títulos que justifican esta página corresponden, salvo excepciones, a obras posteriores a 1994. Lo provisional de la selección será motivo de injusticia al ignorar, sin duda, nombres dignos de esta etapa feliz de nuestra literatura.
    1.-  Juan Manuel de Prada (Baracaldo, 1970), licenciado en Derecho, se dio a conocer con la colección de relatos eróticos Coños (1994) y con El silencio del patinador (1995).
 
   Recrea en su voluminosa novela, Las máscaras del héroe (1996), el ambiente bohemio madrileño de principios de siglo. Es una brillante caricatura protagonizada por Fernando Navales, compañero del histórico escritor Pedro Luis de Gálvez (1882-1939), cuya vida se narra en la primera parte. Navales, como Secretario de Narciso Caballero, director del Teatro de la Comedia, traiciona a Gálvez y piratea sus obras. Entre lances de sexo, estafas y deslealtades discurren estas vidas hasta la proclamación de la República. Gálvez ayuda y traiciona a Falange Española. Lo fusilan al acabar la Guerra; Navales se suicida.

Las máscaras del héroe

 

J.M. de Prada
   La novela supone un torrente de anécdotas literarias y gamberradas ficticias, protagonizadas por intelectuales de la época: Gómez de la Serna, Hoyos Vinent, Dalí, Buñuel, Sánchez Mazas, etc. y de divertidas caricaturas de José Antonio Primo de Rivera y los falangistas de los años treinta. El desparpajo con que se tratan los episodios recuerda el tremendismo de posguerra, que, sumado al erotismo, remata la insolencia de la trama.
 
   Juan Manuel de Prada recibió el Premio Planeta por su siguiente novela, La tempestad (1997)

La tempestad

 

Olvidado rey Gudú
    2.-  Una agradable sorpresa supuso la reaparición de Ana María Matute tras más de veinte años de silencio. Su extensa novela, Olvidado Rey Gudú (1996), homenajea un mundo de cuentos infantiles, de sagas crítpicas y de símbolos humanos: el Rey Gudú gobierna en Olar, tras la penosa experiencia de sus antecesores Sikrosio y Volodioso. Su madre, Ardid, pide para él la capacidad de no sentir amor hacia el prójimo, pese a lo cual, Gudú será el mejor rey de Olar.
Mapa de Olar

 
Tras un frustrado matrimonio con Tontina, enamorada de Predilecto, y una serie de hijos nacidos -y asesinados- de sus queridas o de esposas, -de Gudulina y de su enemiga esposa, Urdska-, Gudú el Ignorado intuye la destrucción de su Reino. Pese a sus propósitos de regeneración, todos "desaparecieron en el Olvido".
 
    3.-  Se publican con éxito diversas novelas de Almudena Grandes, entre las que destaca Malena es un nombre de tango (1994), acerca de las indagaciones de una niña de doce años, perteneciente a la burguesía madrileña, para asumir su identidad tras su maduración sentimental.

Malena es nombre de tango

 

El guitarrista
    4.-  La última novela de Luis Landero (Alburquerque, 1948), El guitarrista (2002), prosigue su línea habitual: Emilio vive en Madrid con su madre, trabaja en un taller mecánico y estudia Bachillerato en una Academia nocturna. Su profesor de filosofía lo familiariza con una actitud nihilista, de fracaso, aunque un huésped de su madre, Claudio Burguillos, desborda optimismo por la vida. La llegada de su primo Raimundo y sus éxitos artísticos en París, deslumbran a Emilio, que aprende guitarra flamenca. Su jefe, don Osorio, le encarga enseñar a su joven esposa, Adriana, con quien inicia un romance. Un nuevo huésped, el señor Rodó, pone a Emilio en contacto con la creación literaria. Pese a una penosísima gira en provincias con su primo Raimundo, acepta probar suerte en París, si lo acompañan Adriana y Raimundo con su novia. Adriana confiesa a Emilio que su amor era sólo una prueba de fidelidad a su esposo. Decepcionado, éste abandona la farsa que se tejía en torno a él.
 
   Luis Landero vuelve a sus temas habituales: la alegría de vivir en la bohemia, la creación literaria, la superación del fracaso...

 
    5.-  También Álvaro Pombo aporta nuevas obras: Donde las mujeres (1996), La cuadratura del círculo (1998) o la recopilación de retratos publicada inicialmente en Diario 16, entre 1987 y 1989, englobada bajo el nombre de Alrededores (2002), además de su novela Una ventana al Norte (2004).
 
   Probablemente, el mayor éxito comercial lo alcanzó Arturo Pérez-Reverte por una simpática colaboración literaria iniciada con El capitán Alatriste (1996), aventurero de los Siglos de Oro, al que siguen diversos volúmenes.

Alrededores

 

Historias del Kronen
    6.-  A una posible generación Nirvana se asocia el madrileño José Ángel Mañas (1971), desde sus Historias del Kronen (1994), crónica de un grupo de jóvenes de clases medias altas, cuyos alicientes son el alcohol, las drogas, el sexo y aquello que implique violencia. Carlos es el displicente líder de su banda y muestra pocos escrúpulos. Será responsable de la muerte de Fierro, que ingirió excesivas dosis de alcohol.
 
   Tras esta novela apareció Mensaka (1995).
 

 
    7.-  Cerca de Nirvana se halla el madrileño Benjamín Prado (1961), autor de Raro (1995) o Nunca le des la mano a un pistolero zurdo (1995).
 
   Alguien se acerca (1998) presenta al vasco Unai Gómez Arrieta, identificado con uno de los asesinos del bar Plaza Roja, dispuesto a rehacer su vida bajo el nombre de Andrés Hurtado, abandonando su trabajo en el banco y su identidad para vivir como un personaje de Joseph Conrad, Juan Marsé, Pío Baroja o John Garfield. Empleado en un hotel, conoce a Sara, compañera de Fran Lowell, cuyo atractivo le sugiere la posibilidad de matar al marido. Unai y Andrés se funden y se separan: Unai se pregunta quién es mientras se prepara para marchar a su trabajo en el banco...
 
   Otro autor relevante de esta generación es Ray Loriga.

Alguien se acerca

 

Manuel Rivas
    8.-  El gallego Manuel Rivas (La Coruña, 1957) interesó por un tipo de narración del gusto del gran público. Alternando la lengua gallega y la castellana -en textos frecuentemente traducidos por él- publicó Bala perdida (1996) y ¿Qué me quieres, amor? (1996), Premio Nacional de Narrativa de ese año, que incluye el relato "La lengua de las mariposas". Sus cuentos muestran temas humanos junto a escenas de violencia y brutalidad no menos humanas.
 
   Semejantes planteamientos hallamos en Andrés Barba (Madrid, 1975) o en el bilbaíno Unai Elorriaga (1973).

Las llamadas perdidas

 

El bucle melancólico
    9.-  Tras El linaje de Aitor: la invención de la tradición vasca (1987) y El "Chimbo" expiatorio. La invención de la tradición bilbaína (1994), el poeta bilbaíno Jon Juaristi (1951) ganó el Premio Nacional de Ensayo de 1998 con El bucle melancólico. Historias de nacionalistas vascos (1997). Presenta una serie de viñetas relacionadas con lo vasco y su elaboración, desde sus orígenes decimonónicos hasta la aparición de la banda E.T.A. El sentido del humor y el espíritu crítico hacen desfilar personajes históricos como Joseph-Augustin Chaho, Navarro Villoslada, Trueba, Sabino Arana, Unamuno, Yeats, Jean Mirande, etc.

 
   En el ensayo filosófico destaca José Antonio Marina (Toledo, 1939), cuyos estudios sobre la inteligencia descifran claves de la literatura contemporánea. Su Elogio y refutación del ingenio (1992) explica éste como necesidad de eludir una realidad insufrible tras el cruel descubrimiento del Romanticismo acerca de la vanidad de la vida. El ingenio desemboca en la Vanguardia, pero lleva a un callejón sin salida al proponer un arte subjetivo sin validez social ni trascendencia. Esta dirección seguirán los trabajos de nuestro autor.
Elogio y refutación del ingenio

 

Enrique Vila-Matas
    10.-  Sobre los escritores de estos años destaca Enrique Vila-Matas (Barcelona, 1948), autor de Impostura (1984).
 
   Historia abreviada de la literatura portátil (1985) novela la conspiración shandy de un grupo de artistas de los años 20, como L.F.Céline, Paul Klee o Jacques Rigaut, en ciudades como Palermo, Praga, París... Aman lo efímero y son máquinas solteras amigas de los negros, acosados por odradeks, golems, bucarestis y profesores madrileños y aniquilados por una traición. Una divertida mezcla de imaginación y pseudo-erudición recuerda los experimentos vanguardistas de interpretar la realidad humana.
 
   La narrativa de Vila-Matas continúa con Una casa para siempre (1988) o Suicidios ejemplares (1991) y sus ensayos, en El viajero más lento (1992) y El traje de los domingos (1995).

Historia abreviada de
la literatura portátil

 

Impostura
   El viaje vertical (1999) narra la experiencia del anciano magnate Federico Mayol, expulsado por su esposa e incomprendido por sus hijos. Comienza un viaje por Oporto, Lisboa y Madeira, donde encuentra al narrador de esta novela, a su sobrino y una curiosa tertulia de intelectuales que le hace sentirse inculto. Su sentido del humor le hace ver la cultura como un postizo que se puede improvisar y otorga el éxito. Paralelamente, el narrador construye la novela de su vida.
 
   La obra se teje con citas literarias, coincidencias como avisos del destino, pequeños tics, chistes y locuras, absurdos reales, realidades inverosímiles y una visión de la cultura como juego sin reglas ni disciplina, propia de una civilización nihilista y decadente.

El viaje vertical

 

Bartleby y compañía
   Le sigue Bartleby y compañía (2000), que se define como un conjunto de "notas a pie de página que comentarán un texto invisible". Estas 86 notas presentan escritores reales que han perdido la capacidad de escribir por diversos motivos: en general, la vida se impone sobre la literatura o viceversa. Se indagan las razones de la esterilidad literaria sobre autores conocidos de los que se ofrecen intimidades artísticas. La huella de Jacques Derrida parece evidente.
 
   El mal de Montano (2002) es, acaso, su mejor novela: el narrador visita a su hijo, Montano, escritor ágrafo visitado por los mejores autores de la historia, que han proyectado sobre él todo lo que podía escribirse. Su padre reconoce el mal de Montano: la realidad interpretada por alusiones literarias; nada existe si no es literario. Su cruzada quijotesca se plantea contra quienes ignoren esto. Ni su Sancho Panza, el chileno y feo Tongoy, ni su mujer lo soportan, pero él disimula y deconstruye el relato de su falso hijo: los escritores contemporáneos son visitados por otros anteriores, que, repiten a los clásicos hasta el Poema de Gilgamesch. Incluye un diccionario de autores de diarios, confiesa sus mentiras, reconoce sus fuentes, cita a compañeros suyos -un panorama de la narrativa actual-: Justo Navarro, Guelbenzu -probable precedente-, muestra su neurosis, su simpática antipatía...
 
   Probablemente, el deconstructivismo español tenga aquí un buen ejemplo. Vila-Matas recuerda que el literato vive las letras con las que se funde en sus escritos.

El mal de Montano

 

Doctor Pasavento
   Entre los últimos aciertos de Vila-Matas destaca Doctor Pasavento (2005). Su narrador rechaza una conferencia literaria en Sevilla para instalarse en un hotel de la parisina Rue Vaneau, dispuesto a desaparecer. Los acontecimientos de tan literaria calle y una acelerada serie de circunstancias lo animan a seguir los pasos de Robert Walser en el manicomio -moderno convento o monasterio- suizo de Herisau, en compañía del doctor Morante y haciéndose pasar por el psiquiatra Doctor Pasavento. La renuncia a su identidad genera en él la identidad del incómodo Ingravallo, entre la alternativa de desaparecer o autoafirmarse, por ejemplo, en la Patagonia, como Pynchon o Pinchon, dudando de su escritura, su yo o el dilema entre realidad -no interesa- y verdad -sí interesa. En la última página nos despedimos de una novela sin principio ni final, que aúna el recuerdo de Derrida con aquel del grado cero de la escritura...

 

Antonio Soler
    11.-  El malagueño Antonio Soler (1956) publicó su primer libro de relatos, Extranjeros en la noche (1992) un año antes que su primera novela, Modelo de pasión (Premio Andalucía 1993).
 
   Los héroes de la frontera (1995) narra la curiosa historia del novelista frustrado Solé, a quien Rinela, el ciego de la taberna, dicta la declaración de cómo fue testigo de un asesinato frustrado. Su vecino, Chacón, golpeó a Jan Bolnes, el holandés que se acostó con su esposa Rosaura, y lo abandonó sobre un montón de basura. El brutal ciego aprovecha la ocasión para chantajear a Chacón y abusar de su mujer; el marido lo ahorca en lo que parece un asesinato sin sospechosos...
 
   El camino de los Ingleses (2004) fue Premio Nadal de ese año.

Los héroes de la frontera

 

J.A. Bueno  Álvarez
    12.-  El XVI Premio Andalucía de Novela se concedió a Juan Antonio Bueno Álvarez (1961), escritor madrileño nacido en Barcelona, que se había dado a conocer ya con La verdad inútil (1999), historia de una impostura literaria, o Las estrategias del bachiller (2001), sobre la corrupción de bajos vuelos en un Instituto de Enseñanza Secundaria. Es autor de relatos premiados en diversas ocasiones.
La verdad  inútil

 

El último  viaje
de Eliseo Guzmán
   El mencionado premio se concedió a El último viaje de Eliseo Guzmán (2001), que relata el último fin de semana en la vida de este soberbio terrateniente andaluz. Eliseo repasa su vida al visitar por última vez su pueblo, resentido por la Guerra Civil y por haber fracasado en su férreo control sobre sus hijos: María, ignorada tras un embarazo no deseado; Alfredo, caricaturesco depredador, como Eliseo, y Tomás, intelectual sensible que ha logrado romper con la depravada tradición familiar.
 
   La noche marcada (2006) fue accésit del II Premio de Novela Ciudad Ducal de Loeches. Este thriller presenta al infeliz Arturo, prisionero de su mundo de fantasías y enamorado de la prostituta Carmen, a la que invita a un local de intercambio de parejas. Decidido a casarse con ella, pero incapaz de aceptar su pasado, la asesina. Los primeros detenidos como sospechosos serán una pareja de cobardes padres de familia clientes del local de intercambio y un despistado camarero recién casado. Mientras tanto, Arturo, que no acepta los hechos que él ha provocado, narra a su madre sus planes de matrimonio...
 
   La técnica narrativa de Bueno Álvarez se apoya en su agilidad novelística y en una facilidad poco común en los diálogos y, especialmente, en un monólogo interior heredero de Faulkner.

La noche  marcada

 
    13.-  Ya se había dado a conocer el madrileño Manuel Longares (1943) con La novela del corsé (1979), Soldaditos de Pavía (1984) u Operación Primavera (1992), perteneciente al ciclo de "La vida de la letra", e incluso, con No puedo vivir sin ti (1995).
 
   Su consagración será Romanticismo (2001), extensa novela sobre la alta burguesía madrileña del barrio de Salamanca desde un mes antes de la muerte de Franco. José Luis Arce descubre que el padre de su esposa, Pía Matesanz, protegió a un juez "rojo", que amó a Hortensia, madre de Pía. El hijo del juez, Tesifonte Monjardín, es amigo de José Luis. Tesifonte, líder socialista, enamora a Pía como su padre a la madre de ésta. La sociedad cambia: llega la liberación sexual, los atentados de E.T.A., el 23 de Febrero de 1981 y la victoria socialista del 82. Los personajes evolucionan entre bodas, divorcios, amores... Los edificios de familias franquistas albergan ahora oficinas. Pía sorprende a su marido en la intimidad con Monjardín y rompe con éste. Un programa de radio los reconcilia como antes sus padres: como románticos.
 
   La novela -de estilo tradicional- muestra un aire de crónica rosa burguesa y una apariencia de ingenuidad y comedia familiar.

Romanticismo

 

El alquimista impaciente
    14.-  Un regreso al tema policiaco encontramos en la novela de Lorenzo Silva (Madrid, 1966), El alquimista impaciente (2000), Premio Nadal de ese año: tras hallar el cadáver de Trinidad Soler, ejecutivo en diversas empresas, posiblemente asesinado por una prostituta del Este, el sargento de la Guardia Civil, Rubén Bevilacqua y su ayudante, la guardia Chamorro, descubren la serie de negocios sucios que conducen a este crimen.
 
   Un libro de relatos, El déspota adolescente (2003) y la novela Carta blanca (2004) completan su narrativa.

El déspota adolescente

 

La muerte viene de lejos
    15.-  Al mismo tema dedica parte de sus esfuerzos el veterano J.M.Guelbenzu (Madrid, 1944), que, tras una extensa producción representada por Un peso en el mundo (1999), trata el género policiaco en No acosen al asesino (2001) y La muerte viene de lejos (2004), donde retoma a la juez Mariana de Arco, que, acosada por su amiga Carmen, reabre el caso del vividor Rafael Castro, novio de la jovencísima sobrina de ésta. Atraída por Castro, Mariana descubre en él al asesino del individuo cuya personalidad usurpa y de su avaro y rico tío. Sobre esta anécdota, Guelbenzu analiza la idea del Mal en el ser humano.
J.M. Guelbenzu

 

Esta pared de hielo
   En otro registro escribe Esta pared de hielo (2005): a la muerte de Julián Bo, de la Compañía de Cítricos, su alma confiesa al barquero de ultratumba su fracaso y su incapacidad de comprender una vida absurda y gris. Mientras, su viuda revive con el demoníaco Leonardo la historia de un maletín lleno de millones, que Julián quemó por motivos éticos. Eso lo condenó al desprecio de su mujer y a la convivencia con sus personajes de ficción, criaturas literarias, un hijo ausente y una querida anónima. Finalmente, la Muerte discute con el Diablo sobre la mediocridad de las almas actuales. Constituye la novela una colección de voces que hablan con ingenio, fantasía y humor.

 

Javier Cercas
    16.-  Otro éxito de estos años se halla en la obra del cacereño Javier Cercas (1962), Soldados de Salamina (2001). Presenta un género intermedio, entre la novela, el reportaje, la metaliteratura y otras opciones, deudor lejano del Galíndez de Vázquez Montalbán. Trata la figura de Rafael Sánchez Mazas, escritor falangista, que se libró de ser fusilado en 1939, en Collell, gracias al silencio de un miliciano. La segunda parte de la novela narra la vida de Sánchez Mazas y los favores que realizó hasta quedar defraudado del franquismo, ingrato con la Falange que lo apoyó. La tercera parte busca en Antonio Miralles al miliciano, al servicio de Líster, que no denunció a Sánchez Mazas. Desde su Residencia, el anciano Miralles niega heróicamente su condición de héroe.
Soldados de Salamina

 

Diario de un skin
    17.-  Entre la investigación y el periodismo sensacionalista publica Antonio Salas Diario de un skin (2003). Infiltrado en el movimiento, describe y condena sus hábitos: fútbol, música, cerveza; skin girls; interés por el ocultismo, pasión por sus mentores. Su valor literario es discutible y la narración se disuelve en el reportaje.
 
    18.-  Clara Sánchez (Guadalajara, 1955) escribe Piedras preciosas (1989) y No es distinta la noche (1990).
 
   Desde el mirador (1996) refleja la inestabilidad vital de una mujer distanciada de su marido viajero y de su hija adolescente. Encargada de su madre anciana, el trabajo le ofrece una alternativa; su psiquiatra, asistencia, y su amiga Cati, un modelo de actitud vital que termina derrumbándose.

Desde el mirador

 

Isaac Montero
    19.-  El periodista madrileño Isaac Montero (1936), autor de Pájaro en una tormenta (1984) y Señales de humo (1998), publicó la tetralogía "de los documentos secretos" (1996).
 
   La extensa novela Ladrón de lunas (1998) narra la doble vida del capitán republicano Antonio Sanahuja, que asume la identidad del falangista Antonio Sinisterra, fusilado en la Guerra Civil, sin renunciar a la propia. Dos matrimonios, dos hogares y un constante ajetreo lo llevan a desaparecer en el Caribe y a un tercer matrimonio. La peripecia, la picaresca y la invención constante muestra que "el albedrío de un hombre sólo consiste en contar cuentos: darle sentido a lo que ya pasó y no tiene remedio."

Ladrón de lunas

 

Ilustración  de
Ángel Jové
    20.-  Belén Gopegui (Madrid, 1963) sorprendió con su novela La escala de los mapas (1992) a la que siguió Tocarnos la cara (1995).
 
   La conquista del aire (1998) advierte en su prólogo de la importancia del dinero como sustrato de la sociedad: Carlos pide un préstamo a sus amigos Marta y Santiago para mantener su pequeña empresa, que terminará vendiéndose. Entre 1994 y 1996, ellos y sus compañeros ven tambalearse los restos de sus ideologías progresistas entre divorcios, enlaces, y cambios para conquistar el aire: sobrevivir.
 
   La novela se acerca al ensayo sociológico sin alejarse de lo cotidiano.

Belén Gopegui
    21.-  El cineasta Carlos Ruiz Zafón (Barcelona, 1964) se inició en la narrativa juvenil, con El palacio de la medianoche (1994) o Marina (1999).

 

La sombra del viento
   La sombra del viento (2001), finalista del Premio Fernando Lara de Novela, relata la historia del adolescente Daniel Sempere, a quien su padre, en el Cementerio de los Libros Olvidados, ofrece La sombra del viento, novela de Julián Carax. Comprometido a investigar la figura del autor, Daniel entra en contacto con personajes sorprendentes hasta la caricatura y muchachas interesantes. Su búsqueda incluye elementos de la novela negra y gótica -comisarios de Policía, mansiones siniestras, tumbas, pirómanos, peleas y asesinatos ciertos o fingidos. Finalmente, Daniel descubre que Julián, con quien se identifica, vive oculto y lo reconoce como salvador de su novela. Daniel se casa con su querida Beatriz y atiende el negocio de libros de su padre.
 
   La novela recuerda títulos como El misterio de la cripta embrujada, Beatus ille, Papel mojado o Las máscaras del héroe.

Carlos Ruiz Zafón

 

Los príncipes nubios
    22.-  El Premio Biblioteca Breve de 2003, concedido por Seix Barral, fue a parar a manos de Juan Bonilla (Jerez, 1966), que en Los príncipes nubios relata la curiosa ocupación de Moisés Froissard: seleccionar jóvenes deslumbrantes de ambos sexos para salvarlos de la miseria, introduciéndolos en un círculo de prostitución de altísimo nivel. El fracaso del protagonista, víctima de una de sus presas, le hace reflexionar y abandonar su ocupación, consciente de la falta de moral del mundo en que se mueve. La novela recupera una técnica tradicional en su narración y sigue la primera persona de acuerdo con una novela de experiencia en que puede incluirse

 

Hidalgo Bayal
    23.-  Entre una generación de narradores extremeños destaca Gonzalo Hidalgo Bayal (Higuera de Albalat, 1950), poeta, novelista y ensayista.
 
   Paradoja del interventor (2004), cuarta de sus novelas, relata la llegada accidental en tren de un viajero a una ciudad. Será "el interventor" y vivirá como indigente en un coche abandonado, en un convento ruinoso y en la casa de un guardia desaparecido, maltratado por políticos, jóvenes y eclesiásticos y auxiliado por una churrera, un Cristo, un trapero y un cantinero. Perece en su tercer incendio, pero, al mismo tiempo, abandona la ciudad dejando un sobre azul y unos papeles en blanco.
 
   La obra destaca por su simbolismo: el interventor, nuevo Jesucristo, sufre un calvario, relatado con estilo denso, cuajado de reminiscencias clásicas, de Virgilio al Quijote, de tono kafkiano y absurdo, simpático y humano.

Paradoja del interventor

 

1. La tierra convulsa
    24.-  Un veterano, Ramiro Pinilla (Bilbao, 1923), ganador del Premio Nadal en 1960, retoma su puesto con la muy extensa trilogía Verdes valles, colinas rojas (2004-05).
 
   Comienza en La tierra convulsa (2004), ambientado entre 1890 y 1925, y repasa la historia vasca desde Getxo, en torno a dos familias: los aristocráticos Baskardo-Oiaindia y los Altube. Las desavenencias entre los cónyuges de aquélla -la aranista Cristina Oiaindia y el industrial Camilo Baskardo- hacen a Camilo inclinarse por su bastardo, Efrén, cuya madre, Ella, representa la presencia del mal y del maketo. Roque Altube fracasa en su amor por la sindicalista Isidora, madre de su hija Teresa. Un extraño envío de llamas peruanas divide a los vascos telúricos de los hombres del hierro. El libro incluye episodios sobre el cristianismo en Getxo, centrados en un Altar-Mostrador abandonado en la playa.

 

Familias de Getxo
   Pinilla domina el lenguaje entre secciones dialogadas y fragmentos narrativos que recuerdan al mejor Benet, contados desde 1968-69.
 
   A este volumen le siguen 2. Los cuerpos desnudos y 3.Las cenizas del hierro, que completan la trilogía hasta 1961.

Ramiro Pinilla

 

Laura y Julio
    25.-  Autores veteranos como Juan José Millás (Valencia, 1946) publica frecuentemente. Laura y Julio (2006) es un relato extenso acerca de la invasión de personalidad de un marido mediocre por parte de su vecino moribundo. La herencia de Julio Cortázar está presente.
 
   A su lado, encontramos nombres de poetas novelistas, como Carlos Marzal o Lucía Castro (Lugo, 1966), autora de La segunda mujer (2006), donde se narra el sufrimiento de Julia Varela, novelista de casi treinta años de edad, enamorada y casada con el divorciado catalán Gaspar Ferré, de quien consigue una hija, un divorcio traumático y la amenaza indefinida de un hijo de Gaspar. Es inevitable recordar la influencia de Nada sobre gran parte de la narrativa actual.
 
    26-  Eugenia Rico, Juan Cruz Ruiz, Lucía Etxebarría o Félix Romeo son dignos representantes de las últimas tendencias literarias.

La segunda mujer

 

Nocilla Dream
    27.-  Una nueva promoción de narradores aparece ejemplificada en la figura del poeta coruñés Agustín Fernández Mallo (1967), cuya obra narrativa consiste en el Proyecto Nocilla, serie de novelas encabezada por Nocilla Dream (2007). Plantea un tipo de novela sin principio ni fin, compuesta de breves capítulos en que refleja la existencia de mundos virtuales o mitos diversos: zapatos colgados de los árboles, viajeros sin origen ni destino y citas de textos científicos relacionados con la informática o la biología. Continúa la técnica de microrelatos encadenados con digresiones intelectuales -observaciones filosóficas, entrevistas de músicos de pop, etc.- en Nocilla Experience (2008), deudora, como la anterior, de autores como Georges Perec o Roberto Bolaño.
Nocilla Experience

 

Cubierta de
Nocilla Lab
   La idea de que la realidad se parece a las reglas de un parchís, mezcla de necesidad y azar, concluye en Nocilla Lab (2009), en que el narrador y su compañera planean desarrollar un Proyecto en un lugar al Sur de Cerdeña. Que dicho Proyecto se hunda en el mar no impide que un misterioso individuo, proyección del narrador lo recoja en una residencia-prisión abandonada y muera a manos de éste -segunda parte de la obra-. Una colección de fotografías y un cómic completan una novela sin principio ni fin, cuajada de alusiones al pop, al movimiento punk, a la posmodernidad...
Vila-Matas en
Nocilla Lab

 

D.Miguel Pérez Rosado.
Doctor en Filología