Arquitectura Prerrománica occidental fuera de España


EL PALEOCRISTIANO, EL PRERROMÁNICO Y SU ÉPOCA, FUERA DE LA PENÍNSULA.
 
Las manifestaciones arquitectónicas y los estilos artísticos de la europa occidental de esta época son muy numerosas, en esta página resumimos de forma breve las más importantes.
 
1.- Europa occidental.
 
El arte paleocristiano, desarrollado en el Imperio romano, se caracterizó por la construcción de catacumbas. Son túneles subterráneos donde se situan los cementerios y espacios de oración ocultos. Podemos detacar las famosas catacumbas de Roma -cementerio mayor, de Domitila, San Calixto-, pero también hay en Nápoles, Alejandría, Siracusa... y en otras ciudades del imperio.
 
También aparecieron las llamadas "tituli", domus romanas reconvertidas a lugares de culto cristiano.
 
Basílica de Constantino
Sección de la Basílica de Constantino, La antigua iglesia de San Pedro (Presione para ampliar)
En el año 313, se publica el el edicto de Milán, en el que se "legaliza" el Cristianismo y desaparecen las persecuciones y por lo tanto este tipo de construcción. La arquitectura evoluciona por la nueva situación social dominante y adapta la basílica romana al "espacio cristiano", aparecen los elementos de composición: atrio, ábside, nartex... y se crea una solución espacial básica: un prisma sobre apoyos. Se construyeron las primeras iglesias cristianas basadas en la basílica romana: planta rectangular de tres naves, con cubierta de madera, separadas por columnas, siendo la central más ancha y alta y terminada en un ábside.
 
Roma sigue siendo la gran urbe y en ella se construyen los edificios más significativos: La primitiva Catedral de Roma (313), La antigua iglesia de San Pedro (320-330), San Pablo Extramuros (386-394), Santa María la Mayor (S. V) y Santa Sabina (422-432). En el Oriente cristiano podemos destacar: la basílica de la Virgen de Tesalónica (450), la iglesia se San Demetrio también en Tesalónica, o el monasterio de San Simeón Estilita el Joven (541-565), en Antioquía .
 
El Santo Sepulcro en Jerusalén
Planta y sección de El Santo Sepulcro
Aparecen nuevos espacios para nuevos ritos: mausoleos, baptisterios y iglesias conmemorativas (reliquias o mártires). Los mausoleos más importantes son el de Santa Constanza de Roma (350), del Rey Teodorico (525) y el de Gala Placidia en Rávena. De los baptisterios destacamos el Lateranese en Roma y el ortodoxo en Rávena. Por último El Santo Sepulcro en Jerusalén (326-336) y Basílica de la Natividad en Belén (S.IV) son claros ejemplos de iglesias conmemorativas.
 
Tras la definitiva "caida del imperio romano de occidente" en el año 476 los modelos romanos comienzan a convivir con los ritos "cristianos" y etética "bárbara".
 
La continuas incursiones normandas y viquingas en el norte de Europa acentuaron estas indefiniciones artísticas. Centro-europa entró en una era que se denominó como la Edad de las Tinieblas, témino que identifica, tanto el caos político y social dominante, como la poca información documental, y, por o tanto, los escasos restos arqueológicos que han llegado a nuestros días.
 
La unificación artística del antiguo imperio se desmorona y aparecen diversos estilos:
  • En Italia aparecen sucesivamente el arte Ostrogodo, el Bizantino italiano y el Longobardo.
     
    Arte ostrogodo. Dentro de las construcciones ostrogodas destacamos las construidas por Teodorico en Ravena, ciudad capital de la corte ostrogoda en Italia. Son ejemplos mágnificos La basílica de San Apolinar nuovo (490, con reformas en 550), el Baptisterio de los Arrianos y el Mausoleo de Teodorico. Posteriormente se construyó San Apolinar in Classe(534-549).
     
    Arte Bizantino Italiano. El emperador Justiniano emprendió campañas contra los godos, culminando con la destrucción del reino de Teodorico. Rávena se mantiene como capital y se incorpora al imperio Bizantino como provincia. La manifestación más importante es la Iglesia de San Vital (526-547), magnífico ejemplo de integración arquitectónica de occidente y oriente.
     
    Arte Longobardo o Lombardo. Por último, tras la división de Italia en varios territorios longobardos, la capitalidad arriana, pasó a la ciudad de Pavía. Pocos e incompletos son los restos de esta época, de los que podemos destacar: la catedral de Pavía, San Eusebio, y la iglesia de San Ambosio, San Juan Evangelista en Castelseprio y Santa María del Valle en Cividale.
     
  • En la Galia, detacan el arte merovingio y el carolingio.
    Planta de la Iglesia de Fulda
    Planta de la Iglesia de Fulda

     
    Arte merovingio. Los francos inician una nueva dinastía que sería una de las más poderosas de Europa. El rey franco, Meroveo (448-458) dió nombre a la primera era etapa franca, y por lo tanto al arte asociado a ella, el Merovingio. Pocos restos originales tenemos de esta época, destacando el Baptisterio de San Juan de Poitiers o el de Frejus. Las criptas de Saint-Laurent o de San Ireneo de Lyon y el mausoloeo de San Victor en Marsella son otras construcciones destacables.
     
    Arte carolingio. Con la proclamación de "Pipino III el Breve" como rey de los francos y la coronación de su hijo, Carlomagno, en el año 800, como emperador, la dinastía franca cambia de nombre y pasa a denominarse época Carolingia. Su pretensión es la recuperación del antiguo imperio romano. Establece la capitalidad en Aquisgran, donde construye la Capilla palatina, el mejor ejemplo de la arquitectura carolingia que ha llegado hasta hoy.
     
    Es de resaltar el renacimiento social y cultural inspirado en Europa por Carlomagno. La unidad de parte del antiguo imperio nos dejó la edificación de iglesias basadas en construcciones anteriores y antecedentes románicos. Son de destacar la iglesias de Fulda (802-817), de Saint-Germiny-des-Prés en Orleans, de San Donato de Zara, San Juan de Mustair, San Pedro de Mistail, , la Abadía de San Vito (873-885), la mencionada Capilla palatina de Aquisgran, las criptas de San Mauricio de Agaune, de San Denis o la de la Catedral de Colonia, y los templos de los monasterios de Saint-Riquier(790-799) y de Sankt-Gallen (816).
     
  • En la península Ibérica se crean el arte hispano-visigodo, el arte asturiano, y el mozárabe.
     
  • Los sajones desarrollan el arte otoniano, continuación del nuevo Imperio Caroliongio y de ideas renovadoras. Aparecen como nuevos líderes de la Cristiandad el Rey Otón I y sus descendientes, Otón II y III. Bajo sus reinados se construyen monumentales edificios como la gran Catedral de Magdebugo, la Iglesia de San Miguel de Hilsdenheim, la de San Bartolome de Paderborn o la Catedral de Spira.
     
  • En las islas británicas se crea un arte particular, que podiamos denominar angloirlandes. Los restos arquitectónicos son casi nulos, ya que construían con madera. Después de la conquista viquinga, su posterior dominación, y la conversión propugnada por Alfredo el Grande, surgío un naciente explendor que atrajo a contructores francos a las Islas. Estos, enseñaron la edificación con piedra, realizando pequeños templos de una nave con ábside plano y una torre a los pies. Destacamos la Iglesia de Deerhust y las torres de Sompting y de Earls Barton.

 
2.- Imperio de Oriente, Arte Bizantino.
 
A la vez, el imperio de oriente está fuertemente defendido y lo tanto libre de invasiones bárbaras. Se desarrolla el denominado arte Bizantino, fundamental en el desarrollo del arte universal, de fuertes influencias paleocristianas, helenísticas y orientales: mesopotámicas, sirias y musulmanas. Sus primeras manifestaciones coinciden con el periodo Prerrománico occidental.
 
Planta actual de Santa Sofía
Planta actual de Santa Sofía
(Presione para ampliar)
Arquitectónicamente, y de una forma resumida, lo podemos dividir en tres periodos, (los dos primeros coincidentes con la época prerrománica occidental):
  • Justiniano, por coincidir en gran parte con su mandato. En ella se incluye el periodo de la "querella iconoclasta". Dura desde el año 427 al 843. Rompe con los esquemas básicos de plantas basilicales "romanas" y se adoptan las plantas centrales con grandes bóvedas semiesféricas. Son de destacar las iglesias de Los Santos Sergio y Baco(527-536), Santa Sofía(532-537) o Santa Irene(S.VI) en Constantinopla (actual Estanbul).
  • Edad de Oro o bizantino pleno: Período Macedonio (867-1057) y el Comneno(1081-1204).
  • Segunda Edad de Oro del arte Bizantino, del año 1261 hasta el 1453, con la caída de Constantinopla: Imperio Latino y el Período Paleólogo.
     
    En ambos períodos continuan las plantas centrales con cúpulas con pequeñas variaciones, plantas rectangulares, octógonales o de cruz inscrita. Destacamos el Monasterio de Hossius Lucas donde se encuentra la iglesia de San Lucas -planta rectangular-, y la de la Virgen Teotocos -cruz inscrita- , el Monasterio de Dafne, con una Iglesia de con planta de cruz inscrita, y el famoso San Marcos de Venecia (S. XI).
Sus carácterísticas fundamentales son la utilización el ladrillo, el capitel cúbico, y la cúpula sobre pechinas.