Puente sobre el Guadiana, en Mérida, Badajoz.
 
Arco del puente sobre el Guadiana
Pilar del primer tramodel puente sobre el Guadiana con
los tajamares redondeados y sillares almohadillados

La construción de este gran puente es uno de los hechos fundamentales para el asentamiento y evolución de Emerita Augusta.
 
Un gran puente con 60 arcos -tres de ellos casi enterrados- y una longitud total de 792 m. De fábrica de hormigón recubierto por grandes sillares almohadillados. La obra se repartió en varios tramos de arcos, realizados sucesivamente.
 
El primer y segundo tramo se realizaron en época de Augusto, para unirlos y fortalecerlos, se construyó un tajamar común, río arriba, para así aliviar la presión de la corriente del agua sobre los pilares. En un gran crecida en el S.XVII este tajamar cedió construyendose cinco arcos nuevos. Para está y sucesivas reparaciones, se utilizaron sillares del Teatro.
 
El primer tramo, que conserva todavía hoy la fábrica romana, consta de 10 arcos de medio punto con una luz que oscila entre los 6,50 m.y los 10 m. En sus grandes pilares se construyeron aliviaderos para repartir la fuerza así como tajamares redondeados.
Puente de Mérida
Puente de Mérida -Presione para ampliar-

(Banco de Imágenes del
Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa)

 
El segundo, mucho mayor, es de 25 arcos, y lo componen arcos de diversa factura y procedencia, de hecho sus luces varían desde los 5 m. hasta los 15 m. Es la zona con más empujes y problemas de ciementación, por lo que los arreglos y modificaciones han sido numerosas.
 
Después de los anteriores tramos, los ingenieros romanos pudieron realizar hasta cinco nuevas ampliaciones, ya que por el oeste se inundaba el paso con las crecidas invernales. La tres primeras, 22 arcos, posiblemente fueron contruidas en tiempos de Trajano. La rampa de acceso a la orilla oeste esta compueta de tres arcos aterrados y de construcción posterior.
Comunicaba directamente con la puerta de la muralla del Decumanus Maximus convirtiendose con este en el eje principal de la ciudad. Se realizó en etapas debido a su complejidad: se construian o sustituian los arcos o los tajamares dependiendo de los adelantos técnicos de la época.
Alzado del primer tramo del Puente sobre el Guadiana
Alzado del primer tramo del Puente sobre el Guadiana

Ha sufrido varias modifiaciones y restauraciones, necesarias tanto por los destrozos producidos por las crecidas del río como por los conflictos bélicos. Desde la primera, realizada por los los visigodos -Eurico-, hasta la última en el S. XIX.
 
Su utilización ha sido incesante hasta el año 1993, año en que se restringió para su uso peatonal.