Ciudad de Barcino, Barcelona.
 
Plano básico de Barcino
Plano básico de Barcino donde aparecen los restos más importantes.

 
La ciudad fue fundada como colonia -Colonia Iulia Augusta Faventia Paterna Barcino- en el año 15 a.C. Está en una ubicación precisa para controlar el comercio del puerto en lo alto de un pequeño monte, el Mons Táber, y de fácil defensa.
 
Con el diseño urbanistico básico de las ciudades romanas estaba cruzada por una decumanus de más de 800 m. y una Kardo maximus perpendicular de 550 m., ambos finalizaban en las cuatro puertas abiertas en la muralla. La puerta praetoria tenía tres arcadas, la central para carros y animales y las otras dos para personas, una para entrar y otra para salir. Actualmente solo quedan las torres y uno de los arcos para peatones. En la puerta principalis izquierda se conserva una arcada del antiguo acueducto que suministraba agua a la ciudad.
 
En el cruce de estas dos calles se encontraba el Foro, lugar de encuentro y centro urbanistico que contenía los principales edificios: basílica, templos, termas, mercados... Es de resaltar el Templo de Augusto.
Templo de Barcino
Maqueta del Templo de Augusto
Presione para ampliar
  • Templo de romano de Augusto en Barcelona (Barcino).
     
    Solo nos quedan cuatro de las columnas de este templo romano. Concretamente las situadas en el angulo superior derecho. También se conserva parte del arquitrabe, pero integrado en otra contrucción posterior. Era un templo de 35 m. de largo por 17,5 m. de ancho. Sobre un podium se alzaban las columnas que lo rodeaban por todo el perímetro -períptero-. Su pórtico in antis consta de seis columnas al frente -hexástilo-. Estas, están coronadas por unos capiteles de orden compuesto. Formaba parte del conjunto de templos del foro de la ciudad romana de Barcino y estaba dedicado a el emperador Augusto, cuya estatua presidía la cella.
Fachada principal del Templo de Augusto
Fachada principal del Templo de Augusto

 
La muralla que se conserva fue construida entre los años 270 al 300, sobre otra anterior de mucho peor fábrica. Como era habitual en las construcciones defensivas romanas tenía torres rectangulares situadas a distancias iguales y otras más grandes en las puertas, siendo estas poligonales o circulares.
 
A pesar de se una ciudad pequeña, en Barcino se dió un desarrollo importantísimo en los S. IV y V, precisamente cuando el imperio estaba en declive, pasando a ser la principal ciudad de la comarca, por encima incluso de Tarraco.