Necrópolis de Tugia, cámara funeraria de Toya, en Pearl de Becerro, Jaén.
 
Cámara funeraria de Toya
Planta de la Cámara funeraria de Toya

 
Estamos ante la construcción ibérica más importante de las descubiertas hasta la fecha. No solo por su perfecto estado de conservación, también por el monumento en si. Es sin duda la primera gran obra arquitectónica de la peninsula -principios del S. IV a.C.-: existe un diseño preconcebido, una realización sincronizada y un acabado cuidadoso tanto contructiva como estéticamente.
 
Con claras influencias mediterraneas, es un enterramiento de una persona destacada de la comunidad. Los bastetianos, recibieron y asimilaron diseños y técnicas constructivas de culturas como la tartésica, la fenicia o la griega.
 
Su construcción es el resultado de un proceso previamente planificado: primero se excavó el hueco, se "cimentó" con piedras que también servían como pavimento, se levantarón los muros -laterales y de compartimentación- a la vez que los elementos integrados -bancos, molduras-, se cubrió con losas -lajas- y, porteriormente con un túmulo hoy desaparecido.
 
Decoración rayada
Decoración rayada
Existen trabajos constructivos muy interesantes, como el ajuste de sillares para acompasar las hiladas de distintos muros, el rebaje de las jambas y dinteles en los vanos para hacer encajar las puertas, así como los los magníficos sillares del dintel y del zócalo, que no traban con los muros laterales. Además es de resaltar que estos vanos con dintel apuntan hacia la formación de un arco, además de llevar una decoración rayada precursora del capitel.
 
Se utilizaron sillares de forma y tamaño irregular. Estos se trabajaron minuciosamente para que encajen engatillados unos con otros. Los distintos muros se unieron mediante la introducción de un sillar en el muro contiguo, o continuando las hiladas de ambos muros -engatillados-. La construcción es de piedra caliza blanda, trabajada dos veces, una en la cantera y otra en la obra.
 
La construción tiene unas características muy determinadas que explicamos a continuación:
 
Su planta es casi cuadrada, de 4,50 x 4,60 m.
Se divide en tres naves rectangulares, un central y dos laterales a su vez divididas en dos estancias, con lo que tenemos una compartimentación en cinco espacios.
 
Nave central con el nicho al fondo
Nave central con el nicho al fondo.
Puertas arquedas
Puertas arquedas
La nave central con un pequeño vestibulo exterior, se comunica con las laterales por vanos perfectamente diseñados y decorados. Tiene un banco corrido perimetral, de 25 cm. de altura, que llega hasta los vanos donde termina. Toda la nave posee una cornisa con moldura que une los muros con la cubierta.
 
En su fondo hay un nicho rectangular, a unos 0,85 m. del suelo, con 1,06 m. de anchura y 0,35 m. de altura, del cual sobresalen las piedras de su base a modo de repisa. Esta base también está "moldurada".
 
La nave lateral izquierda, en su segunda estancia, además del banco corrido tiene un nuevo nicho.
 
La nave lateral derecha, también dividida en dos, presenta el banco corrido en dos de sus lados de la primera estancia. En la segunda a la que se accede mediante un vano hay una encimera sobre el banco corrido en el muro derecho y fontal con hornacina. Es de resaltar la precisa solución adoptada para la sujeción de esta encimera mediante mediante una terminación apuntada del pie que se acopla al biselado de la repisa, concentrando en ese punto el peso.
El nicho de la nave centrals
El nicho de la nave centrals
Encimera de la nave derecha
Encimera de la nave derecha