Numancia, en Garray, Soria.
 
Planta de la ciudad
Planta de la ciudad.

Las excavaciones de la ciudad celtíbero-romana de Numancia, más que por su importancia arquitectónica, son importantes por su relevancia histórica como resistencia a la conquista romana. En este aspecto, es de destacar que Roma estableció en campamentos de asedio el mayor ejercito de su historia. Protagonizó uno de los momentos más importantes del pueblo celtíbero, ya que tras su caida, en el 133 a.C., finalizaron las Guerras Celtibéricas y se concluyó oficialmente la incorporación de la Celtiberia a el territorio provincial romano de Hispania.
 
Vista aerea de Numancia
Vista aerea de Numancia.
Presione para ampliar.
La historia nos dice que tras acoger los numantinos a los segedenses -habitantes de Segeda, actual Mara, en Zaragoza- que eran perseguidos por los romanos e infringirles una gran derrota, Roma decidió someter esta población como castigo y escarmiento. Tras 20 años de resistencia y constantes humillaciones a varios generales, Roma envió a Publio Cornelio Escipion "El Africano", en el año 134 a.C. Este sitió la ciudad durante 11 meses, hasta su rendición. Tan grande fue la fama de este pueblo dentro del mundo romano, que más tarde, a las guerras celtibéras contra Roma (153-133 a.C.) se las denominó "guerras numantinas".
 
Campamentos romanos
Campamentos romanos.
Presione para ampliar.
En este enclave podemos distinguir fundamentalmente dos tipos de restos arqueológicos referentes a las dos ciudades superpuestas una celtibérica y otra romana:
  • Del castro celtibérico que habitó esta colina nos quedan algunas ruinas de construcciones autoctonas. Al ser conquistado por Roma, además del estado lamentable en que posiblemente quedó, el castro sufió una gran reconstrucción urbanística. Esta conservó las estructura básicas de la ciudad e incluso los servicios urbanos, pero todas las viviendas fueron reedificadas con los sistemas romanos.
    Arquitectónicamente se han realizado unas estupendas reconstrucciones de una casa arévaca y de partes de la muralla:
     
    • La casa celtibérica: de planta rectángular, se divide en tres estancias. La primera de ellas, nada más entrar, servía para el trabajo: molino del cereal, trabajo de piel, creación de tejidos. Además tenía un pequeño sótano, al que se accede por una trampilla, utilizado como bodega para la "Caelia" o cerveza de trigo. La segunda es la estancia principal, para la vida en general, con hogar para el fuego. La tercera es la despensa, comunicada con un pequeño patio con cobertizo para los animales. La fábrica exterior es de piedra en el zócalo y adobe con estructura de madera el resto de las paredes hasta la techumbre. Está es de madera y paja de centeno.
Casa celtíbera de Numancia
Casa celtíbera de Numancia.
Presione para ampliar.
Muralla de Numancia
Muralla de Numancia.
Presione para ampliar.
Casa celtíbera de Numancia
Casa celtíbera de Numancia.
Presione para ampliar.
    • La muralla, de estructura sencilla, está compuesta de dos lienzos de piedra rellenas de escombro. En su alto un parapeto exterior de adobe con refuerzos periódicos de madera, que deja el espacio suficiente para relizar el paso de ronda. En la reciente reconstrucción de una de las puertas de entrada se pueden observar dos torres con un paso quebrado para dificultar la entrada directa.
Puerta con torres de la Muralla de Numancia Puerta con torres de la Muralla de Numancia
Puerta con torres de la Muralla de Numancia
Puerta con torres de la Muralla de Numancia. Presione en las imágenes para ampliarlas.
  • Ciudad romana. Como ya hemos dicho, la ciudad romana se levantó sobre los cimientos de la celtíbera, conservando su dispocición urbana. Es lógico, ya que este diseño de calles quebradas y direccionadas este-oeste permitía suavizar el fuerte y frío viento del norte. Los sevicios, calles, desagües y aljibes se mejoraron y además se construyeron termas y algunas casas de nueva planta.
     
    Vistas generales de las exacavaciones Vistas generales de las exacavaciones
    Vistas generales de las exacavaciones. Presione en las imágenes para ampliarlas.

    Destacamos los siguientes restos:
     
    Calle con pasaderas
    Calle con pasaderas.
    Presione para ampliar.
    • Aljibes con y sin escaleras, que permitían acumular agua, bien subida desde el río o recogida de lluvia.
    • Calles con aceras y piedras pasaderas. No existieron nunca cloacas, con lo que el sistema de desagúe iba directamente a las calles, que ligeramente inclinadas evacuaban las aguas sucias. Así para cuzar las calles sin mojarse se instalaron las piedras pasaderas.
    • Una magnífica reconstrucción de una casa romana básica, levantada sobre la planta de una antigua edificación arévaca. De fábrica exterior de piedra y estructura de madera. La cubierta es de paja de centeno, similar a su predecesora. Se accede mediate un patio con pozo y horno a una sala de trabajo (molino y telar) y porteriormente a la cocina. Desde ella se abren las puertas de las habitaciones para el descanso. Al final se sitúa el almacén, granero con un acceso directo al corral con cuadra.
    • Las Casas porticadas están situadas en la zona sur de la colina, estando así protegidas del viento. Son las edificaciones más importantes de la ciudad romana. Con una planta en forma de L, tenían un patio porticado y dos pisos con escalera de piedra.
    • Un edificio público del que solo quedan los desagües y las cimentaciones de las columnas de un gran patio porticado alrededor del cual se abrían varias estancias.
    • Unas termas de pequeño tamaño de las que se conservan restos de un caldarium -sala de agua caliente- con sus respectiva bañera.
      Reconstrucción de una casa romana Casas porticadas
      Casas porticadas
      Reconstrucción de una casa romanaCasas porticadas. Presione en las imágenes para ampliarlas.